Actualizado hace: 4 minutos
El valor de la libertad

Domingo 18 Octubre 2020 | 10:02

El eco de la revolución de octubre se extendió por toda la Patria, y se replicó inmediatamente. Portoviejo, el 18 de ese mes. Tierra libre, fuerte y luchadora: en tu Bicentenario te conmemoramos con orgullo. 

El diccionario de la Lengua Española nos indica que “libertad” es la facultad o capacidad del ser humano de actuar según sus valores, criterios, razón y voluntad; se refiere a la facultad que tienen los ciudadanos para actuar o no actuar, según lo establecido en la ley. 
La libertad se relaciona con la “confianza” y la “franqueza”, no se refiere a hacer aquello que nos guste de manera instintiva y utilitaria, sino a hacer lo que se debe por el bienestar común. La libertad forma parte de la filosofía, la religión, la ética, la moral, la responsabilidad y el respeto, haciendo conciencia de las habilidades y fortalezas de cada uno. Es un derecho inalienable, que se limita cuando se afecta la libertad del otro. La libertad total no existe, los mismos seres humanos se condicionan por sus capacidades y las de la sociedad que los rodea. 
A esta libertad me refiero, por la cual se luchó hace 200 años. No sé si la conseguimos. Pero es la libertad a la que debemos aspirar y por la cual debemos trabajar, en cualquier sitio que nos encontremos. 
Portoviejo no es la tierra que me vio nacer, pero es la tierra que siento como propia, donde puedo compartir, crear, ser, callar, reclamar, sentir, vivir, dar solución a los problemas o, por qué no, ser parte de un problema. 
Vivo en la ciudad donde comprendí que educar no es misión solamente de la escuela, el colegio o la universidad; comprendí que los seres humanos necesitamos de espacios de diálogo y aprendizaje con los amigos y la familia. Ciudad donde se puede disfrutar pequeños y grandes momentos; donde se puede fallar, dudar, temer, equivocarse. En todo caso, crecer como ser humano. 
Portoviejo es la ciudad donde hay esquinas, portales, rincones, espacios que se pueden compartir con alguien. Hay espacios vacíos, aún sin llenar, esperando que los colmen con aquella libertad que enlace la existencia de límites, normas y leyes lógicas y justas. 
“Querer es Poder”, reza el escudo de Portoviejo, donde hoy por hoy se debería agregar el saber, pero para todos, donde el saber y el poder no estén separados. Ni en manos de determinadas personas y de solo unas pocas, convirtiéndose en un foco de exclusión. Todos podemos ofrecer una alternativa real, donde su palabra sea la nuestra y no la impuesta. En consecuencia, una ciudad donde la ciudadanía no sea cliente, paciente, beneficiaria, administrada, sino colaboradora. Donde aumente la ilusión. 
Somos lo que soñamos. Valoremos la libertad. 
 
Mirella Adum Lipari 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: