Actualizado hace: 1 hora 20 minutos
Los “showmen”
Los “showmen”
Por: Keyla Alarcón
[email protected]

Miércoles 30 Septiembre 2020 | 04:00

La política ha dejado de ser un ejercicio intelectual en donde se estudia y aplica de mejor forma técnicas de gobernanza para un Estado o espacio público; intelectual, porque implica una ciencia y ejercicio porque más allá de la retórica, demanda la aplicación de una tesis para la nación.

Hoy político puede ser cualquiera, sobre todo quien sepa bien cómo ser un “showman” o un buen entretenedor-comediante; en el presente la observación del público o del elector se gana haciendo una estratégica exhibición de lloro, risa, ademanes, victimización, escenas, huidas, violencia, rasgadura de camisa, estridencias y otras argucias que permitan captar la atención, lo que en efecto ha conducido al particular y vigente sistema político.  
Por supuesto que no se puede hacer una generalización, pero es indiscutible quién quedó y quién se desvaneció de la retina popular; qué es viral y qué no lo es en redes; qué provoca comentario y qué queda desapercibido; qué provoca pena y qué causa risa. 
Cabe indicar que no solo la ciencia política se ha inclinado a este lar, otros saberes como el arte y la literatura de igual forma han probado suerte: recordemos el banano ese pegado a la pared, de Maurizio Cattelán, que costaba $120.000 y que llenó columnas cuando alguien se lo comió; a Marina Abramovic con sus performances que desconciertan y en donde la exposición mediática que suscita opaca el ejercicio intelectual y por último las novelitas “best seller” que son la bomba porque sus intérpretes de Hollywood crean la atmósfera de magia de la cual carece el escrito.  Y así podríamos seguir enunciando.  
Pero volviendo al tema político, que es un eje transversal para cada uno de los ciudadanos, una mala elección siempre sale caro; y para muestra una retahíla de payasos que hoy están presos, huidos, señalados y condenados, porque supieron entretener bien y hasta allí. 
Ya alguien diría que en el elector hay que provocar sentimiento, mas no reflexión y por eso el común denominador de los candidatos es dar a conocer su historia personal de superación, de víctima, de perseguido; así también el enorme presupuesto público que algunas administraciones seccionales han destinado para espectáculos y circos que resultan gratis al elector, con la justificación de la democratización de la cultura, entre otras acciones.  El asunto es llamar la atención. 
Alguno que otro “showman” ha acertado una vez electo porque una cosa es captar atención y voto y otra muy diferente aplicar la ciencia de la gobernanza en la complejidad de un Estado.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: