Actualizado hace: 2 horas 22 minutos
Gazpacho

Martes 29 Septiembre 2020 | 11:32

Hace poco mi hermosa esposa Norma mencionó el gazpacho, una sopa fría española hecha de vegetales licuados. En línea encontré la receta perfecta, llamada “El gazpacho perfecto”. Los ingredientes fueron tomates maduros, pimientos verdes, pepino, cebollín, vinagre de vino, aceite de oliva y especias. Tenía todo eso más una licuadora y una cocina limpiecita para trabajar. ¿Qué podía salir mal?

Manos a la obra. Corté los tomates, pepinos, el cebollín y el pimiento, todos frescos de nuestro huerto. La receta decía “Mezclar a alta velocidad hasta que quede muy suave”. Apreté el botón Mezclar y pronto apareció un poco de jugo rojo en el fondo del vaso, pero el resto permaneció entero. Después de varios intentos, recurrí a empujar las verduras con una cuchara de madera mientras licuaba. ¡Funcionó! Pronto tuve ¾ de las verduras licuadas, un empujón más y podía terminar agregando el aceite, el vinagre y las especias.
De repente, con un chillido, la cuchara se rompió en mil pedazos irregulares. Tiré del enchufe y examiné el daño. La rosca de la batidora estaba doblada, logré arreglarla, más o menos. Sin embargo, ¡la mitad de la cabeza de la cuchara había desaparecido en el gazpacho! Saqué el colador más grande, cerní la mezcla para buscar pedazos de cuchara, pero el líquido se estaba yendo por el desagüe, así que puse una olla debajo del colador y seguí buscando, sin resultados. Quizás la licuadora había licuado el resto de la cuchara, o simplemente desapareció de alguna manera.
Vacié el contenido del colador y de la olla en la licuadora, agregué el aceite y el vinagre y algunos tomates adicionales y golpeé el botón de máxima potencia. De repente la tapa de la licuadora se desprendió y el casi-gazpacho voló por el aire, decorando las encimeras blancas, electrodomésticos, toallas y platos limpios con diseños rojos brillantes. La siguiente media hora la pasé limpiando, restregando, trapeando y lavando la cocina. Luego, el último paso para terminar el gazpacho: un colador fino para eliminar todos los sólidos, con suerte incluyendo el resto de la cuchara. Al final tenía dos tazas pequeñas de líquido rojo, así como manchas y restos, incluso en mis lentes y cabello.
Por supuesto, Norma encontró la cuchara rota y una variedad de pruebas rojas y me tocó comer todo el gazpacho. Más tarde, cuando me di cuenta que había ingerido media cuchara de madera, me imaginé pequeñas astillas incrustándose en mis intestinos. ¡Cómo podría sacarlas! Entonces recordé que tenía una hierba en mi jardín llamada paico, que alguien dijo que era buena para la limpieza digestiva.  Inmediatamente recogí todas las hojas y bebí un remedio herbal fuerte. ¿Qué podría salir mal?
 
Frederic Feldman
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: