Actualizado hace: 2 horas 48 minutos
Buda y Jesús
Buda y Jesús
Por: Keyla Alarcón
[email protected]m

Miércoles 26 Agosto 2020 | 08:52

Volví a leer por segunda ocasión la novela Buda, de Deepak Chopra, para tomar aliento en un aislamiento obligado de mi rutina laboral presencial. He aprendido mucho de este autor, aunque en filosofía oriental, para mí, Osho es el zar; claro, tienen un estilo diferente, pero ambos tocan el espíritu. 

Para muchas personas la imagen de Buda, al igual que la de Cristo en el mundo occidental, se ve inaccesible, etérea, perfec­ta y por ende comprender su derrotero parece difícil; de algu­na manera su ministerio los llevó a consagrarse como figuras inalcanzables, aunque revisar a profundidad sus biografías nos permite encontrar bastante en común con el resto de mortales. 
Y referirme a ellos en estos tiempos de cambios tan compli­cados –ambientales-geopolíticos- no es hablar para nada de religión, antes bien aludir a los más grandes filósofos y pensa­dores del mundo para hallar algo que siempre he recalcado, la individualidad altruista, la paz de ignorar ciertos paradigmas. 
Ambos personajes tuvieron infancias terrenales, por decirlo así, aunque luego, como explica el entrenamiento espiritual del budismo y del cristianismo, se iluminaron. Buda creció como heredero de una familia rica y aristocrática y como hijo de un monarca guerrero, mientras Jesús nació en el seno de una familia humilde; practicaron la meditación para no dejarse llevar por el sistema, Siddharta Gautama 500 años antes de Cristo en la India y Jesús en el mediterráneo oriental, como “sannyasi” renunciaron al mundo y no se conformaron con lo suficiente o lo heredado, tampoco con las enseñanzas preesta­blecidas. 
Chopra narra un diálogo entre un joven Buda y un devoto: - ¿Formas parte de un ashram? ¿Qué dharma sigues? Preguntó Gautama a un penitente que encontró en el camino y prosiguió - ¿cómo puedes ser monje sin enseñanza? A lo que recibió de respuesta: - ¡Gautama, no dejes que te engañen! Esos maestros que prometen la iluminación. Escucha tu experiencia. Te darán de comer un montón de ideas altisonantes, escupirán basura como si fuese la verdad-. 
Cuánta razón en el diálogo, un exhaustivo análisis de muchas ideas que defendemos de manera férrea tal vez las dejen sin piso, aquello que nos ha marcado durante la juventud, niñez o vejez puede cambiar en un segundo si rebuscamos un poco, la cuestión es separar lo “heredado” o, como diría un médico de los chakras, cortar los patrones que se repiten de generación en generación. 
Linda novela, sin duda aporta. 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: