Actualizado hace: 2 minutos
Universi Zambrano Romero
Discriminación, racismo y xenofobia

Domingo 28 Junio 2020 | 04:00

 El prejuicio racista es tan antiguo como la humanidad misma. Algunos investigadores afirman que el primer hombre nació en África y que el homo sapiens se fue asentando paulatinamente en Asia y Europa. Es un enigma si los primeros seres humanos salieron del continente negro, porque en los demás continentes predominan la raza amarilla y la raza blanca. A fines del siglo XX, antropólogos europeos realizaron pruebas de laboratorio, colocaron en modernos microscopios segmentos de tejidos de un negro africano y de un nórdico blanco y no pudieron diferenciar a quién pertenecían los tejidos. De ahí salió la afirmación científica que la raza humana es una sola, tan solo nos diferenciamos por la pigmentación de la piel.

A pesar de lo dicho, no se explica por qué existe aún este prejuicio. Hoy en la gran potencia EE.UU. han surgido movimientos neonazis llamados “supremacistas” blancos, que han abierto una campaña de desprecio al negro. Resulta increíble que después de casi un siglo haya vuelto aquella locura engendrada en el desquiciado cerebro de Adolfo Hitler que lo llevó a la eliminación de 6 millones de judíos, lo condujo al horrendo Holocausto. Este trastornado creía que la raza aria predominante en Alemania era la raza superior.
A lo largo de la historia, el racismo siempre ha estado presente y los nacionalismos a ultranza. En la antigua Roma, a los no ciudadanos les llamaban bárbaros, en tiempo de Moisés en Egipto esclavizaron a los judíos; cuando los españoles llegaron a América hicieron lo mismo contra los nativos. Actualmente los israelitas tratan de eliminar al pueblo palestino (genocidio).  El racismo conduce a la esclavitud, como ocurrió en el sur de Estados Unidos, y cuando llegaron los españoles a Cuba, eliminaron a los indios siboney y mambies. Aquí mismo, en Ecuador, hasta inicios del siglo XX existió la esclavitud. Lamentablemente, hay que decir que las religiones han sido cómplices de estos crímenes debido a la intolerancia religiosa, el discrimen contra la mujer y apoyando la esclavitud, recordemos el asesinato de Atahualpa en presencia y contubernio con el cura Valverde.
La xenofobia es hija del racismo y del discrimen racial. Está demostrado que un pueblo inculto es más prejuicioso que los países de mayor cultura. De ahí que debemos inculcar a los niños este mensaje de no a la discriminación, para que crezcan y se desarrollen con una mentalidad desprejuiciada.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: