Actualizado hace: 3 horas 41 minutos
Después de superar el coronavirus
Después de superar el coronavirus
Por: Jaime Enrique Vélez

Martes 26 Mayo 2020 | 04:00

Si tenemos la gran suerte de quedar vivos de la gran peste del siglo, nuestras costumbres y formas de vida que teníamos antes de la aparición de este mortal virus, ya no serán las mismas, tendremos que realizar drásticos cambios en nuestros comportamientos, afectos y normas sociales.

En los bellos recuerdos quedarán los escenarios deportivos llenos “hasta las banderas”, los templos religiosos atiborrados de creyentes, los desfiles cívicos y gremiales, las romerías y procesiones piadosas a las que tanto nos gusta asistir, las audiencias y mítines que forman parte del quehacer usual, el indor, el vóley el fútbol informal, los parques, los cines, los mercados, en fin, todo lo que implique concurrencia masiva de personas será regulado y controlado, debemos mantener una distancia prudente entre las personas, hasta que Dios y la ciencia logren definitivamente vencer y erradicar esta calamidad sanitaria, que ha ocasionado cientos de miles de muertes en el mundo.
La cotidiana forma de vida que llevábamos será de distinto talante. Este azote vírico hará que todo sea diferente en el futuro inmediato, las grandes urbes en el mundo cambiarán urbanísticamente y se alargarán longitudinalmente para dotar más cerca de sus hogares los bienes y servicios que a diario necesita la población, el transporte público masivo podrá llevar en sus unidades un máximo de pasajeros del 15% de su capacidad real. La bicicleta como medio de movilización valdrá para mantener el distanciamiento humano requerido, por no contaminar el entorno y su fácil manejo servirá en gran medida para desintoxicar este moribundo mundo. 
Debemos tener un comportamiento amigable y sesudo con nuestra Tierra, dejar de hacerle más daños del que por décadas le hemos ocasionado, no acabar inmisericordemente con su fauna, cuidar sus mares, ríos, arboledas no agredir desmedidamente su ambiente, en mejores términos, cuidemos nuestra naturaleza, siempre pensando en dejarles un mundo sano a nuestros sucesores.
Como se va desarrollando la situación y a criterio de los científicos y entendidos en este peliagudo tema, este virus se va a quedar bastante tiempo en nuestras vidas, trayendo consigo graves complicaciones de salud poblacional, las personas y las empresas no podrán desenvolverse ni ejercer sus trabajos y labores con normalidad, ocasionando con ello una grave depresión económica y grandes dificultades sociales, no solo en este país sino en el orbe entero. Ante este tétrico futuro que nos depara y aterra, los gobiernos centrales del planeta y el pueblo en general deben poner lo mejor de sí, para luchar y vencer juntos esta mortal plaga.  
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: