Actualizado hace: 5 horas 51 minutos
Día del desempleo
Día del desempleo
Por: Leonardo Moreira Delgado
[email protected]

Viernes 15 Mayo 2020 | 04:00

Siempre ha existido el desempleo en la humanidad. Su descubrimiento tuvo lugar a finales del siglo XIX o principios del XX. “Se formaron comisiones gubernamentales especiales para estudiar y resolver esta consternación, como la Cámara de los Comunes británica”. En 1895 el desempleo se convirtió en una epidemia, peor o igual que en los actuales momentos.

Alrededor del 1 de mayo, a la primera persona que le escuché hablar del “Día del desempleo”, fue a mi hija Lisette, luego leí una propuesta de don Guillermo Lasso. Pero, sin duda alguna, en las actuales circunstancias, una inmensa mayoría aspira a que se haga realidad esa declaración, para al menos lograr un nivel de conciencia social y humanitario en los gobernantes.
Pero, el problema es que, no solo existe una traumatizante y acelerada situación de desempleo, inclusive antes del COVID-19, al menos en nuestro país, sino el subempleo y el pluriempleo. El subempleo “es un empleo inadecuado en el cual no se utilizan las capacidades del trabajador, se caracteriza por trabajar menos y recibir una remuneración por debajo de la mínima”. 
En tiempos de crisis económicas, al parecer tener un puesto de trabajo, se ha convertido en el mejor regalo de vida. En el otro extremo están los del pluriempleo, de mucha suerte, astucia, audacia y hasta violación a las leyes, no solo en los peores momentos socios económicos, sino en épocas de bonanzas. Así de injusta la vida, mientras unos ya no tienen ni qué comer, los otros hasta con dos y hasta tres empleos, gozan de fuentes de ingresos privilegiados.
Un ejemplo de pluriempleo sucedió cuando la banda liderada por el cuestionado e inefable René Ramírez puso a dedo a muchos rectores en universidades, entre ellos a uno que al mismo tiempo trabajaba en la ULEAM, en la UTM y en el Municipio de Manta, incumpliendo requisitos como ser profesor a tiempo completo. Eso significa 8 horas de trabajo, el “trabajaba 24”, no dormía, pero no importó, se violó la ley y se consumó el delito.
Coloquialmente, a los que trabajan más allá de las horas normales, se les denomina “trabajólico” ?? o “laboradicto”, en inglés “workaholic”, en japonés “karoshi”. A la persona que no trabaja y por lo tanto carece de salario, simplemente desempleado, desocupado y, para remediar esto, se podría empezar celebrando el “día del desempleado”, pero no con un día, sino siempre con trabajo.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: