Actualizado hace: 8 horas 49 minutos
Hugo Álvarez Plúa
Agricultura es salvación

Si de algo estamos seguros los ecuatorianos es que de esta tragedia, causada por el coronavirus, nos vamos a levantar.

Sábado 09 Mayo 2020 | 04:00

De las adversidades vamos a sacar fortalezas y continuar con una vida productiva, aspiración de los hombres de bien de este país.    

En los actuales momentos, el sector productivo está paralizado, las grandes y pequeñas industrias están inactivas, pequeños y grandes emprendimientos han quedado postergados hasta nuevas oportunidades, sin saber la fecha de inicio de las labores. Salvo el sector agrícola primario que continúa con su encomiable labor. De no ser así, la crisis sería devastadora, sin productos agrícolas para alimentarnos. ¿Qué sería de muchas familias?
En estos duros momentos, se han escuchado todo tipo de elogios para el sector agrícola, especialmente para los agricultores. Los consideran hasta héroes de la Patria, por ser parte de la solución en esta grave situación. Palabras que hace mucho tiempo no habían sido proferidas. Es bueno que se acuerden de que el sector agrícola y sus actores existen, que necesita del apoyo de las autoridades para no naufragar en el mar de lamentos y sufrimientos. 
El sector agrícola del país, especialmente el de Manabí, desde hace mucho rato ha sido abandonado a su suerte. Las instituciones que tienen que ver con su desarrollo, caso MAG, hacen lo que puede hacer, con poco talento humano y con casi nada de recursos económicos. La investigación científica agrícola (INIAP) vive sus momentos de agonía, su valioso recurso humano, que siempre fue su fortaleza, ha sido diezmado significativamente, en muchos casos, por renuncia voluntaria y en otros por jubilación obligatoria, sin que haya habido renovación generacional de investigadores,  y qué decir del recurso económico para la investigación propiamente dicha, que no existe. Y así, muchas otras instituciones de este sector sufren grandes problemas y olvido.
Este es el momento de levantarnos cual ave Fénix de entre las cenizas. Es hora de realizar una verdadera transformación del sector agropecuario, con cambios profundos en su estructura organizativa y de gestión. El sector agrícola debe ser política de Estado, de lo contrario no habrá pasado nada y seguiremos en proyectitos, regalos donaciones, que son pan para hoy y hambre para mañana. 
La mencionada transformación agropecuaria debe ser urgente, lo más pronto posible. Se deben crear las bases para que un nuevo gobierno las concluya. La transformación debe consistir en dotar de verdadera infraestructura de riego, créditos, comercialización transparente y segura, apoyo a la investigación para generar tecnologías adecuadas, extensión agrícola y desde luego desarrollo de la agroindustria.  Que nos escuchen ahora o se silencien para siempre.
 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: