Actualizado hace: 3 horas 5 minutos
¡Revolución educativa, ahora!
¡Revolución educativa, ahora!
Por: Carlos Intriago Macías

Martes 28 Abril 2020 | 04:00

La pandemia del COVID-19 ha paralizado al país en la mayoría de sus actividades y la principal estrategia gubernamental para enfrentarla es que todos nos quedemos en casa.

Con relación al sector educativo, se anunció que las clases se postergan hasta junio para iniciarlas, seguramente en forma virtual, lo cual será un fracaso porque los padres de familia, que se transformarían en el elemento fundamental de conexión entre los profesores y docentes, no tienen experiencia en educación invertida, virtual, moocs, entre otras.
Por su parte, los profesores de educación básica y media no han demostrado tener a nivel óptimo las competencias de planificación curricular, evaluación educativa, orientación, didáctica e informática básica, si no los resultados de la prueba Ser Bachiller no fueran los que tenemos que lamentar.
De acuerdo con los artículos 344 de la Constitución de la República del Ecuador, el Estado ejerce la rectoría del sistema a través de la autoridad educativa nacional, que también debe consolidar la investigación científica, innovación tecnológica y saberes interculturales.  
Entonces, siendo objetivos, si la rectoría del Estado cuenta con rango constitucional y si los estudiantes no pueden iniciar el año escolar en forma presencial, ahora es el momento de provocar la revolución educativa que tanto la sociedad ha reclamado, suspendiendo definitivamente el año lectivo 2020-2021.
Un año lectivo puede transformarse en el año de la reorganización total de la educación ecuatoriana, fortaleciendo los aportes epistemológicos y  renovando su estructura, unidades, servicios y  funciones.  
La realidad educativa de Ecuador después de la pandemia del COVID-19 cambiará totalmente; por ende, el rol del profesor será distinto al conocido hasta ahora, él deberá garantizar conocimientos psicopedagógicos, didácticos y metodológicos, probar que tiene un conocimiento y dominio teórico y práctico de la psicopedagogía para entender los problemas pedagógicos y personales del estudiante.
Por tanto, es una propuesta oportuna la suspensión del año lectivo 2020-2021, que debe aprovecharse para la capacitación integral de los profesores en conocimientos teóricos y prácticos de las metodologías de enseñanza más avanzadas del siglo XXI.   
Son muchos los ejemplos que nos da la historia de países que suspendieron sus actividades educativas por guerras, desastres naturales y enfermedades, pero que luego surgieron como modelos de educación de calidad para el mundo. 
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: