Actualizado hace: 8 horas 28 minutos
Alvaro X. Baquerizo
Estado Chapulín

Cómo no recordar mi infancia y adolescencia, con la obra del grandísimo Roberto Gómez Bolaños, que nos traía a un superhéroe llamado Chapulín Colorado con su vestimenta roja. Tan querido era el Chapulín que pasó a ser un superhéroe sin ningún poder, solamente su chipote chillón.

Lunes 27 Abril 2020 | 04:00

Se me vino a la mente un gobierno sin ningún tipo de poder, y que su chipote chillón son sus habitantes. Pero es porque no pensamos en alternativas con que nos ayudemos mutuamente. Un proyecto de ley indica la contribución que tanto empresas como personas tenemos que realizar, pero ¿cuál es el beneficio para los contribuyentes? Pareciera que las flechas solo apuntan a un lado en este acuerdo sin negociación ni reclamo con el que se aspira a recaudar de 700 a 800 millones de dólares. Tal como ocurrió en el terremoto hace 4 años. Una alternativa de beneficio puede ser la contribución eléctrica, que el Estado como muestra de solidaridad esté dispuesto a hacer por sus habitantes. Ecuador factura aproximadamente US$1.860MM en 20.000Gwh de energía eléctrica, entre CNEL y las empresas eléctricas. Los usuarios finales son 5’200.000,  siendo el 88,5% del consumo residencial. La diferencia la hacen las industrias, comercio y alumbrado público. 

Me voy a centrar en los usuarios que van a extender la ayuda al Gobierno en el proyecto de ley. El 40,5% son residenciales, 22% industriales y 21,4% comerciales, y suman US$1.550MM. Este puede ser el potencial beneficio de los próximos contribuyentes. El Gobierno, consciente de lo que estamos viviendo en este temporal infeccioso de COVID-19, debería pensar en un descuento de tarifa de energía eléctrica por los 9 meses, siendo más justa y equitativa la contribución. Que se vea y se perciba un compromiso en que el donante también tenga algún beneficio. 
Los ecuatorianos estamos cansados de pagar a las instituciones del Estado sin recibir el servicio de excelencia correspondiente, perdiendo la esperanza de que algún día puedan ser manejadas de manera eficiente y con personas preparadas para dirigirlas. En lo personal espero que esto cambie rotundamente, si no seguirán siendo bolsillos como los que tenía el Chavo del 8, con hueco. 
No podemos seguir teniendo una visión gubernamental y política a corto plazo, con parches para remendar emergencias; queremos un estado padre protector, que tenga siempre los contingentes que permitan al ciudadano sentirse tranquilo, y que, si hay que ayudar que lo haga por convicción y no por obligación, por una causa justa, equitativa y real.  El tema de la contribución, el no tener dinero en las arcas, el no honrar las deudas, y todo lo que nos hemos enterado, hace que la frase “lo sospeché desde un principio” retumbe en nuestros oídos, pero lo que no quiero más es que salgan en la televisión con algo sin sentido, donde lo único que pienso al final de la cadena es que el Gobierno nos diga en resumen “no contaban con mi astucia”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: