Actualizado hace: 12 minutos
José García
Nada bonitos bonos

Esto de los bonos humanitarios que entrega el Gobierno no suena nada bonito, pues no llegan a quienes deberían, que son las personas que obligadamente deberían salir a trabajar para alimentar a sus familias.

Domingo 26 Abril 2020 | 04:00

 Esto de los bonos humanitarios que entrega el Gobierno no suena nada bonito, pues no llegan a quienes deberían, que son las personas que obligadamente deberían salir a trabajar para alimentar a sus familias.

Esa es una de las fallas, porque las personas que deben buscar el sustento diario se cuentan por miles. Las estadísticas oficiales señalan que seis de cada diez ecuatorianos que trabajan no reciben al menos el sueldo básico o, lo que vendría siendo lo mismo, no tienen un empleo formal. Esas son las personas que no comen si no consiguen dinero diario para el sustento de sus familias y son, también, las que no tienen acceso a los bonos. Son las que deben exponerse a sí mismas o a los suyos por buscarse la vida.
Los mecanismos que tiene el Gobierno para asignar los bonos deberían perfeccionarse. Cualquier persona puede hacer un ejercicio: ingresar números de cédula de familiares o amigos que trabajen en condición de subempleo y verán que la mayoría, si no todos, no son beneficiarios.
En el entorno de cualquier ecuatoriano hay gente tan pobre que si no trabaja un día no come al siguiente y, sin embargo, están fuera de la lista de beneficiarios porque alguna vez compraron algún ventilador, o abrieron alguna cuenta a su nombre; o solo porque viven en algún sector considerado residencial. Si alguien, por muy pobre que sea, no cuadra en los esquemas burocráticos y plenos de tecnicismo de las entidades estatales, queda fuera. Así de fácil.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: