Actualizado hace: 10 horas 28 minutos
Fabricio Villavicencio
Debemos reactivar la construcción ya

El Gobierno ha anunciado el plan piloto para reanudar paulatinamente la activación de la construcción mediante la autorización de inicio de 25 proyectos definidos bajo algunos parámetros, como demostración de que es una actividad que se puede realizar de manera segura.

Domingo 26 Abril 2020 | 04:00

 El Gobierno ha anunciado el plan piloto para reanudar paulatinamente la activación de la construcción mediante la autorización de inicio de 25 proyectos definidos bajo algunos parámetros, como demostración de que es una actividad que se puede realizar de manera segura.

Pienso que el Gobierno Nacional ha perdido mucho tiempo en reactivar la construcción, e inclusive siguiendo los acontecimientos y medidas tomadas de prevención considero que, como actividad, no debió ser prohibida. 
Sustento lo afirmado indicando que en la producción de estos insumos a nivel industrial ya se cuenta con obligaciones de seguridad  y lineamientos a seguir de manera permanente, por lo que migrar a cuidados adicionales es absolutamente aplicable y de manera rápida. En la logística, los medios utilizados como tráileres, camiones, volquetas, maquinarias, son operados por una sola persona, y su abastecimiento en planta se realiza, en su gran mayoría, por equipos apropiados y que no generan contacto entre operador y chofer. En la comercialización, sea directa o por cadena de distribución, los locales son usualmente áreas mucho mayores a una tienda, un puesto de mercado o una farmacia, y con menos afluencia de personas. Además, muchos locales cuentan con la posibilidad de venta en línea y sus entregas ya se realizan en obra.
La construcción, a menos que sea una remodelación, se ejecuta en un lugar nuevo, o sea no poblado. Se construye para habitar posteriormente. En la ejecución, los que intervienen cuando se labora, en especial en una obra de menor envergadura,  lo hacen en una tarea específica que ya de por sí se realiza en un frente distinto uno de otro. El albañil no está en la pared del gasfitero,  ni el electricista. Si están fundiendo conservan ya una distancia tomando una parihuela o batiendo. 
La activación de la construcción permite lograr recursos económicos y sus ejecutores en gran número son personas que están dentro del amplio número de informales que necesitan con desesperación recursos para su familia, como los choferes, estibadores, mecánicos, soldadores, etc. Los que no tienen dinero para acumular compras y tienen que salir día a día, siendo de los que juzgamos por “irrespetar” las normas impuestas. Ahora, se quiere probar con quienes son más bien las puntas de la pirámide, obras de mayor tamaño, o sea de lo tal vez más complejo a lo sencillo, pero al menos hay un propósito.
No tomar en cuenta esta actividad es desconocer una práctica de trabajo, de su bajo riesgo de acumulación de personas, más aún en comparación con los contactos generados por compras de víveres o transacciones en banca, y frente al mostrador de una pequeña o mediana farmacia.
Explicación sencilla pero, espero, suficiente para solicitar se autorice a la actividad de la construcción ya.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: