Actualizado hace: 11 horas 44 minutos
Irina Tamara Briones Rivera
Varados en el exterior

Solo por un momento imagine que no le tocó la cuarentena en casa, su lugar, donde tiene todo lo que necesita, desde las cosas más simples, como el mentol, hasta los seres amados, como la familia o la mascota.

Domingo 19 Abril 2020 | 04:00

Solo por un momento imagine lo que es estar encerrado en ese lugar ajeno, que no es el suyo, no es su cama ni su ducha, y en el que tiene que pasar todo el día.
Que encima le faltan los medicamentos de uso diario y de los cuales depende su salud, más allá su vida.
Tan solo por unos instantes piense en lo que le signi?ca para alguien tener que pagar una tarifa de hotel o una casa de renta, por el doble o el triple de lo plani?cado.
Por un momento, piense lo que es sentirse perdido en un lugar desconocido, en el que ni siquiera sabe dónde queda nada.
Que encima de todo esto, no puede adquirir lo que se necesita, en el momento que se necesita o porque no hay o porque no tiene dinero para hacerlo.
Y que, para colmo, no le paguen el sueldo y por tanto no pueda transferir al resto de su familia, la que se quedó en su país, el dinero que requieren para su mantención.
Algo similar es lo que les están pasando a muchos compatriotas que estarán en intensos estados de angustia y tristeza, que por difícil que resulte hay que encontrar una forma de canalizarlos para evitar llegar al punto de quiebre y perder el control.
En esos casos, lo más recomendable es explotar. ¡Sí, explotar¡ Salga, grite, insulte, golpee la almohada, patee con furia la pelota, haga como hacen los boxeadores cuando entrenan y brincan mientras dan puñetes al aire, llore, encuentre su forma, entre las miles que hay, de sacar la ira y la frustración reprimida.
Después de eso se sentirá más tranquilo y debe comenzar a reflexionar cómo va a ir resolviendo uno a uno los problemas que tiene. Sea optimista pero no ingenuo para que las soluciones que busque sean realistas y posibles de realizar. No se permita ser pesimista; cuando lleguen a su cabeza ideas negativas debe, en total conciencia, elegir cambiarlas por otras menos dañinas.
Pero si usted siente que no está en condiciones de manejarlo, que la tristeza lo agobia y no resiste más, busque ayuda profesional.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: