Actualizado hace: 9 minutos
Jorge Oswaldo Solórzano Vallejo
Una situación de vida o muerte

Ha llegado el momento de sincerar datos, sigo sin entender porque se omite la verdad, porque cuando hablan de decesos solo cuentan los que han ingresado a un hospital con resultados positivos para el corona virus y no se cuentan los que mueren en sus casas o los que mueren sin exámenes y se supone que oficialmente no están contagiados.

Domingo 12 Abril 2020 | 04:00

 Ha llegado el momento de sincerar datos, sigo sin entender porque se omite la verdad, porque cuando hablan de decesos solo cuentan los que han ingresado a un hospital con resultados positivos para el corona virus y no se cuentan los que mueren en sus casas o los que mueren sin exámenes y se supone que oficialmente no están contagiados. 

Veía en televisión que un funcionario decía que había 150 fallecidos hasta la fecha y más tarde sintonice el programa Zoom a la noticia y ahí un concejal de la municipalidad de Guayaquil indicó que había 150 muertos diarios, lo cual marca una diferencia abismal en las cifras que se manejan dentro del país.
Debo indicar que aun con los dudosos datos oficiales Ecuador se ubica quinto entre 35 países más afectados de América. Los contagiados son otra historia, solo se contabilizan a los que le han realizado los exámenes y son la minoría muchos están en sus casas sufriendo la enfermedad, otros son rechazados en los centros de salud hasta que los síntomas se agraven y aun así estamos ocupando el dudoso lugar 8, Pero esto empeorara, ya que se están muriendo los médicos y muchos ya no quieren arriesgar sus vidas y las de su familia por falta de protección, mientras hay gentes que pensaron hacer su agosto robando a costa de la salud de los ecuatorianos. 
Algo está pasando en Guayaquil y es urgente determinar cuál es la razón para que esta ciudad esté sufriendo más que otras regiones de Ecuador. Creo que en parte puede ser un factor cultural, así como una situación de pobreza que obliga a salir y a hurtadillas tratar de comerciar algo que permita a las familias llevar un pan a su mesa. Podría ser la viveza criolla que hace que tratemos de engañar a la autoridad, la gente no entiende, nos estamos muriendo y cualquier sacrificio significa la diferencia entre la vida y la muerte. 
Salvo los muy irresponsables, la mayoría de los ciudadanos han comprendido que la única estrategia que tenemos por ahora para enfrentar al coronavirus es el aislamiento social. Pero para quedarte en casa primero hay que tener una casa, lo cual indica que hay que ayudar a los que duermen en las calles, finalmente, si se aceleran los contagios y se acumulan los enfermos, nada alcanzará para contener la situación.
En otras palabras, hay que aplanar la curva del coronavirus. Lo que el Gobierno no puede resolver, y en esto la ciencia no puede ayudarnos, es cómo aplanar la curva de los pelotudos, evidentemente es lo más difícil.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: