Actualizado hace: 2 horas 25 minutos
Virus y Gobierno entre signos de admiración
Virus y Gobierno entre signos de admiración
Por: Fernando Pérez Suárez
[email protected]

Viernes 10 Abril 2020 | 04:00

En estos tiempos de coronavirus y aislamiento obligatorio, instituciones y personajes públicos son el centro de atención y foco central de críticas y pocos elogios.

Ahora, que el país sufre la falta de liderazgo y los actores principales de la vida nacional se quieren convertir en centro de la noticia en vez de solucionar problemas, surgen voces de protesta por casi todo. ¡Y con sobrada razón!

Centenares de muertos en casas y calles por culpa de la improvisación y negligencia estatal en la ciudad más poblada del país. Ahí se perdió el mínimo respeto por los seres humanos y los han dejado hasta tres días en sus casas antes de sepultarlos. A otros los dejan tirados en calles y avenidas y en el Gobierno no quieren reconocer el problema. ¡Miseria sin límites!
El otrora respetable Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, es la vergüenza hecha institución cuando en plena crisis se licita la compra de material de bioseguridad con precios 1.200 veces más caros que los del mercado local y el responsable alegremente justifica el atraco señalando que “lo hace por el país”. Dicen que lo separaron del cargo. E inmediatamente, esa misma institución, en un país sin respiradores ni mascarillas, contrata por un millón y medio de dólares una campaña para reforzar la imagen de la institución. ¡Cinismo extremo!
El vicepresidente de la República, el gobernador de Guayas y los ministros de Inclusión Social y de Salud se han dedicado a repartir alimentos con propaganda política incluida, distrayendo su tiempo y olvidándose de su misión en la vida del Estado. ¡Irresponsabilidad total!
Miles de ecuatorianos están fuera de su tierra por diversos motivos, el Gobierno hace el juego a líneas aéreas y hoteles y los compatriotas que deben, quieren y necesitan regresar al país se ven obligados a pagar sumas extraordinarias por un pasaje de una  vía y encima llegar obligados a un hotel en el que deben cumplir la cuarentena obligatoria a precios exagerados, en lo que se ha denominado vuelos “humanitarios”. Muy pocos han regresado por las condiciones impuestas. ¡Incongruencia inexplicable!
Y nos impusieron las pruebas más caras del mundo para detectar el coronavirus, no controlan el éxodo masivo de hermanos posiblemente contagiados a sus lugares de origen, en otro punto periodista agrede a regiones enteras y así van pasando los días de cuarentena, pensando en quienes nos desgobiernan y en otros más. ¡Qué hijuep….!
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: