Actualizado hace: 4 minutos
La aldea  global
La aldea global
Por: Leonardo Moreira Delgado
leomodel3@gmail.com

Jueves 09 Abril 2020 | 04:00

La idea de aldea global fue desarrollada por el canadiense Marshall McLuhan (1911–1980). Este sociólogo y filósofo jugó con dos términos que parecen contradictorios (la aldea es algo local, de escala reducida, mientras que lo global refiere al mundo entero), para explicarnos las consecuencias del desarrollo de los medios digitales.

 La idea de aldea global fue desarrollada por el canadiense Marshall McLuhan (1911–1980). Este sociólogo y filósofo jugó con dos términos que parecen contradictorios (la aldea es algo local, de escala reducida, mientras que lo global refiere al mundo entero), para explicarnos las consecuencias del desarrollo de los medios digitales.

Dentro del entendimiento social, se puede parodiar esta circunstancia, a consecuencias del desarrollo del coronavirus y el efecto mortal al núcleo familiar y a la sociedad. Terribles males de la humanidad, que implican la vida. En el caso del descontrolado virus contra lo preciado de la salud y, en el otro germen, contra la mente, alineándola culturalmente. 
De acuerdo a la teoría de McLuhan, podríamos decir que el planeta Tierra se convirtió en una especie de aldea de enormes dimensiones, ya que las personas, gracias a los medios digitales, pueden enterarse en todo momento qué pasa en cualquier lugar. De este modo, la humanidad entera funciona como una aldea, donde podemos conocer lo que ocurre inmediatamente, gracias a este “espectáculo” virtual.
Aún no se tiene certeza de cuál de las pandemias, la epistemológica o la comunicológica, ha afectado más a la aldea global. Parece que no nos queda más que estar prendidos a los medios virtuales, convertidos en nuestras compañías humanas y en nuestras ventanas visuales, para estar al día de las consecuencias, a pesar de estar distante y no poder acercarnos al prójimo, ni siquiera para estrecharnos las manos o darnos un fuerte abrazo, como signos de amor y amistad.
Ojalá este “fenómeno epidemiológico”, como sostiene McLuhan, al referirse al impacto de las tecnologías, no modifique para mal al ser humano en su esencia. Lo más seguro que se dará es la alteración de nuestras maneras de comunicarnos y de organización social. Dios quiera que en las mayorías, el lenguaje afectivo y fraterno sea más racional que las banalidades, ya que luego de esta “guerra”, el “triunfo” para la sociedad será tener conciencia de que el vil metal es insignificante ante el valor de la vida.
Nos quedarán valiosas lecciones, en menor y mayor grados para unos y otros. Se estima que esta advertencia del valor de la vida haya calado en el corazón de la mayoría de los habitantes de este planeta, para que, si no quieran hacer el bien, al menos ya no le hagan más daño al prójimo.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: