Actualizado hace: 14 minutos
Manabí abastece de ataúdes a Guayas

Sábado 04 Abril 2020 | 09:47

Los pedidos de cofres a las funerarias de Portoviejo llegan desde Guayaquil, ciudad golpeada por el COVID-19.

Es que el desabastecimiento en las funerarias de una de las ciudades más poblada del país ya se siente por las altas cifras de fallecidos por coronavirus. 
Jonny Delgado, propietario de la Funeraria Valdez, en Portoviejo, dijo que desde que inició la emergencia están laborando con normalidad, pero atendiendo los pedidos que no sean por sospecha de COVID-19. 
En el caso de Portoviejo, aseguró que en las últimas semanas ha dejado de atender al menos 30 pedidos porque las personas han fallecido con cuadros respiratorios y neumonía, que él los considera como sospechosos. 
“Esos tipos de casos no lo hemos atendido para precautelar al personal y a nosotros mismos”, comentó. Delgado aseguró que en esta semana también ha recibido llamadas desde Guayaquil solicitando cofres, porque en esa ciudad algunas de las funerarias ya están desabastecidas. “Como somos fabricantes nos llegan los pedidos”, señaló. 
El miércoles, por ejemplo, tuvo un pedido de diez cofres y otro más estaba por concretarse, pues por la restricción vehicular se les complica hacer el envío de los ataúdes. Pese a la demanda, Delgado dijo que los precios de los cofres que fabrica no han variado y los vende desde los 110 dólares en adelante, más el cobro por el envío.
En la Funeraria Acrópolis, su propietario dijo que también han tenido pedidos de cofres para Guayaquil, mientras que en Portoviejo no han tenido clientes en esta semana. 
“Ya hay escasez allá (en Guayaquil), pero les digo que no puedo enviar porque no hay cómo movilizarse”, señaló. 
Por eso, dijo que por ahora receptan los pedidos de cofres sólo en Portoviejo. 
Pero el requerimiento de los ataúdes no solamente es para sepultar a los que fallecen en Guayaquil, pues también hay manabitas que han solicitado los cofres para traer algún familiar que ha muerto en la provincia de Guayas. 
En la Funeraria San Antonio, de Jipijapa, su propietario señaló que varias son las personas que lo han llamado solicitando un ataúd para algún familiar que vive en Guayaquil, y desean sepultarlo en la zona rural de donde son oriundas. 
Sin embargo, mencionó que por la restricción vehicular y el toque de queda, prefiere evitar hacerlo. 
“No sé qué está pasando, que la gente del campo que vive en Guayaquil también se está muriendo”, dijo.
Lea más información en la edición impresa... 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala