Actualizado hace: 4 minutos
Andrea Limongi Santos
Unidos vendrán días mejores

Una nueva semana de una pandemia que nos cambió la vida.

Domingo 29 Marzo 2020 | 11:16

Dos domingos escribiendo sobre temas relacionados al COVID-19. Informarse bien, de fuentes y medios serios, fue mi recomendación y lo sigue siendo.

Es fácil laborar desde la seguridad de la casa, aun así, muchos se quejan por el encierro. Situación que me parece injusta cuando hay miles de doctores, enfermeras, enfermeros, policías, guardias, militares, autoridades, trabajadores municipales, de supermercados, farmacias, empresas y otros, que están haciendo el trabajo duro para que nosotros -los llamados a estar seguros en casa- estemos saludables.
Tenemos que seguir la recomendación de la Organización Mundial de la Salud: levantar nuestra mano y “Haz los cinco”: 1. MANOS. Lávalas frecuentemente. 2. CODO. Tose en él. 3. CARA. No la toques. 4. MANTÉN el distanciamiento social. 5. CASA. Quédate si puedes. Quizás es tedioso, pero puede salvar nuestra vida.
Para los héroes terrenales no hay opciones. Ya perdimos a algunos, otros se han alejado de sus familias para atender en los hospitales a extraños porque así se comprometieron cuando escogieron las carreras de medicina y enfermería; muchas son madres de hijos pequeños y los ven por videoconferencia, y están al pie de sus pacientes, aunque muchos han muerto sin siquiera recibir el último adiós.
Qué difícil es escribir temas duros. Nunca me gustaron, siempre traté de resaltar las noticias buenas, positivas. Sí, cuando podía escogía las entrevistas personales desde el respeto, las labores comunitarias, los temas de cultura y aventura, aunque estos últimos me costaran en lo físico. 
Y en medio de toda esta tormenta que saca lo mejor y peor de las personas, ¿hay algo bueno de esta crisis?… la valía de compartir en familia, algo que muchos hogares tenían olvidado; el respiro de la Tierra, evidenciado en la baja de los niveles de contaminación, el tener momentos para descubrir nuevos horizontes personales.
El COVID-19 ha revuelto el mundo. Es invisible, callado, pero hay cómo vencerlo. Costará hacerlo, para eso tenemos que ser disciplinados, solidarios, limpios, originales, honestos y pensar en quienes nos rodean. Como decía Alejandro Magno: “De la conducta de cada uno depende el destino de todos”.
Gracias, mil gracias, a ustedes héroes silenciosos por estar; a la familia por mantenerse unida; a los amigos por esos mensajes llenos de cariño o por el chiste que te saca de una crisis de nervios. Juntos somos mejores.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: