Actualizado hace: 26 minutos
Leonardo Intriago Solórzano
COVID-19 y tregua política

Cerca de cumplir un mes de haberse diagnosticado el primer caso de coronavirus en Ecuador, su propagación ha sido sorprendente. El país cada día amanece con incrementos de casos confirmados y peor aún, de fallecidos; lo que, por ahora, genera expectativas no tan alentadoras.

Sábado 28 Marzo 2020 | 04:00

Frente a este adverso escenario, la actitud de algunos actores políticos, activistas y generadores de opinión pública tampoco ha sido de gran ayuda. El estilo de hacer leña del árbol caído sólo confirma la hipótesis de que parte de nuestra cultura política es insensible frente a una crisis, como lo es esta pandemia global. 
Hay quienes se aprovechan de la frágil situación y escenario que vive el Gobierno, para emprender carrera y sacar ventaja hacia el poder de cara al próximo proceso electoral. Para la campaña política ya habrá tiempo, ya debatiremos sobre quién reúne el mejor perfil. Hoy el país necesita de todos, de la clase política, trabajadora, sociedad civil, periodistas, medios de comunicación, de grandes empresarios y de aquellos que quieran “empujar” este barco endeble llamado Ecuador, hacia un puerto seguro. 
No es el momento de cuestionar la carente visibilidad del Presidente de la República frente a la crisis sanitaria que, por cierto, por su edad es parte de las personas altamente vulnerables ante el temible virus.
Tampoco es el mejor escenario para bombardear con críticas a los voceros oficiales, midiendo y calculando el impacto de sus intervenciones. Llegará el tiempo para escribir artículos, ponencias, tesis y provocar debates sobre la gestión política y de comunicación de crisis del actual Gobierno. 
Hoy nos urge mirar hacia adelante, contribuir con ideas, reflexiones, propuestas. De mejorar en conjunto el complejo escenario social y económico que vive el país. Hago un llamado a una tregua política. La gran mayoría de ciudadanos se sienten angustiados, a la espera de soluciones y garantías para salir a trabajar, producir, recuperar lo perdido y sustentar las responsabilidades del hogar. Los niños y adolescentes deben volver a las aulas de clases y recrearse en espacios abiertos, hacer una vida normal. 
No cabe duda de que la crisis que vive Ecuador es un problema estructural, propio de su institucionalidad. Ha desnudado la fragilidad de sus políticas públicas, pero ya tendremos tiempo para analizarlas, cuestionarlas y mejorarlas. Hoy el país vive una emergencia sanitaria, los hospitales están a punto de colapsar. Los propios médicos imploran que procuremos quedarnos en aislamiento social. Es fundamental acatar las disposiciones de las autoridades gubernamentales. Hagamos una tregua política, que la prioridad sea salvar vidas humanas. 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: