Actualizado hace: 1 hora 24 minutos
Mundial femenino
Es un ícono de lucha

La lista de títulos que acumuló Megan Rapinoe en el Mundial Femenino en Francia es impactante.

Martes 09 Julio 2019 | 04:00

El pasado domingo Estados Unidos (EE.UU.) ganó la copa tras vencer 2-0 a Holanda.

El gol de penal de Megan y su liderazgo como co-capitana la convirtieron en la mejor jugadora de la final, según la FIFA. Incluso es considerada como uno de los puntales de la unidad que hay en la selección estadounidense. 
Además de levantar la preciada Copa del Mundo junto a sus compañeras, también recibió los dos títulos individuales más importantes del torneo: el balón de oro y el botín de oro.
No obstante, la delantera de 34 años se convirtió en algo que va mucho más allá de su talento futbolístico y de los trofeos dorados. Megan se volvió un ícono gay y feminista, que trascendió las fronteras del deporte.
Parte de la fama se la dio su enfrentamiento público con el presidente estadounidense Donald Trump.
 
Lucha LGBTI. Megan es una de las deportistas abiertamente gay de más alto perfil en el mundo.
Ella decidió hacer pública su orientación sexual en 2012 y desde entonces da la batalla. De hecho, ella y su pareja -la jugadora estadounidense de baloncesto Sue Bird- posaron el año pasado en la portada de una edición especial de la revista de deportes ESPN.
Fue la primera vez que una pareja homosexual apareció en la portada de una de las principales revistas de deporte en ese país.
“Solamente piensen cuán lejos hemos llegado, pero además en el clima actual y en desafío ante el mismo”, le dijo Megan a la revista en ese momento. 
Pero la talentosa futbolista no solo lucha por los derechos de la comunidad LGBTI.
En 2016, se convirtió en la primera deportista blanca en arrodillarse mientras sonaba el himno nacional, un gesto de protesta que habían empezado a realizar algunos de los jugadores de fútbol americano para denunciar la violencia policial contra las comunidades afroestadounidenses y los migrantes.
 
Contra Trump. Ya en el Mundial de fútbol, Megan se limitó a no cantar el himno. Eso también le ha valido ser objeto de críticas, incluso del propio Trump.
Ella también había asegurado que no participaría de ninguna visita que el equipo pudiera hacer a la Casa Blanca, en caso de ganar el Mundial Femenino, lo que finalmente sucedió.
 
FIFA. La centrocampista también ha cargado contra la FIFA, diciendo que le parece una “idea terrible” organizar la final del Mundial Femenino en el mismo día que las finales de la Copa América y de la Copa Oro. 
Incluso acusó a la FIFA de no tener el mismo respeto por el fútbol femenino que el masculino, ya que el premio para la Copa del Mundo masculina de 2018 fue de 400 millones de dólares, mientras que los premios de este año para las mujeres llegaron a un total de sólo 30 millones.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala