Actualizado hace: 1 hora 38 minutos
Urdaneta
Cayó en Ricaurte

En el interior de una vivienda del sector San Luis de la parroquia Ricaurte, en el cantón Urdaneta, agentes de la Dinased localizaron a uno de los ‘Más buscados’ de la provincia del Guayas.

Sábado 13 Abril 2019 | 11:00

Manuel  M., de  44 años, ocupaba el octavo lugar en la lista de sujetos requeridos por la justicia.
Al hombre se lo vincula con el asesinato de su cuñada, su mujer y un neonato, ocurrido la tarde del 30 de julio del 2017 en el recinto El Tesoro, perteneciente al cantón Jujan (Guayas).
Una vez localizado, las unidades especializadas de la Policía allanaron la vivienda la madrugada de ayer, donde lo encontraron dormido.
El presunto asesino, al verse rodeado de uniformados, no tuvo oportunidad de escapar, por lo que fue arrestado y puesto a órdenes de las autoridades competentes de la provincia del Guayas.    
> Triple crimen. El día de la tragedia Elsa Palma Oleas, de 29 años, y su hermana Ivonne Borbor Oleas, de 20, se encontraban jugando una partida  de naipe cuando perdieron la vida.
Las hermanas estaban en compañía de su progenitora, cuando el conviviente de Elsa las atacó cerca de la 15h30.
Según investigaciones de la Policía, el sospechoso habría estado bebiendo licor en el sector y luego alquiló un arma de fuego en 20 dólares para cometer el triple crimen, presuntamente motivado por problemas personales que tenía con las ahora occisas.
A Elsa, quien tenía ocho meses de gestación, le dio un disparo, mientras que a su cuñada, Ivonne, le propinó cuatro balazos. Luego del ataque el pistolero se dio a la fuga. No se supo nada de él hasta ayer que la Policía lo atrapó en la provincia de Los Ríos.
Ivonne falleció en el lugar de los hechos, pero Elsa fue llevada al hospital Martín Icaza de Babahoyo, donde más tarde dejó de existir.
> Duelo eterno.  Celsa Oleas señaló que su hija Ivonne era conocida como ‘La Negra’, y Elsa, como ‘La China’. 
La mujer contó que no ha podido superar la muerte de sus hijas, y que en su casa solo hay silencio y dolor desde aquel día. 
En las noches, cuando se va a la cama, se acuerda de ellas y llora hasta que se queda dormida. 
Todos los fines de semana Celsa visita las tumbas de sus hijas, que están sepultadas en el cementerio del cantón Jujan.
La mujer se hizo cargo de sus tres nietos de 13, 12 y 10 años, todos hijos de Elsa. Mientras que el vástago  de Ivonne quedó a cargo su abuelita por parte de padre. 
Ahora que el sospechoso de la muerte de sus hijas está detenido, Elsa espera que las autoridades judiciales le apliquen todo el peso de la ley.
 
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala