Actualizado hace: 13 minutos
Ayuda
Discapacidad se adueñó de la familia Villamar

Estrella Chávez (69 años) está convencida de que, por el hecho triste de no ver y escuchar a los demás, debe pedir disculpas.

Sábado 13 Abril 2019 | 11:00

 Por eso, en la ventana de su casa de caña tiene un cartón en el que se lee: “Disculpas, soy ciega y sorda”.

A un lado suyo, bajo el mismo techo, yace en una silla plástica su esposo Jorge Villamar (74), exmaestro automotriz, al que la diabetes le jugó una mala pasada hace 10 años y le complicó la vida, tanto que debe aplicarse inyecciones de insulina y tomar otras medicinas, imprescindibles para no sufrir tanto. 
A esto se agrega que la presión arterial se le sube y se le baja a su antojo, y que tampoco puede controlar ciertas necesidades biológicas. Por la diabetes, un pie se le ha inflamado y no puede caminar. Se apoya en un andador, pero éste ya le resulta insuficiente.
Disminuidos en sus posibilidades mínimas de existir, ambos cuentan con la ayuda de su hijo Ernesto, quien tampoco goza de buena salud porque hace 4 años, en Quito, desde un techo en el que realizaba labores de soldadura se cayó y se dañó dos vértebras de la columna, debido a lo cual tampoco puede trabajar como es debido, pese a sus 37 años.
En el caso de don Jorge, él recibía el bono de Desarrollo Humano, pero desde hace un mes ya no lo hace.
“Le pidieron  actualizar sus datos y después de eso ya no salió registrado. Según me dijeron, lo dejaron afuera definitivamente. Me parece injusto porque él tiene muchas necesidades”, dijo Ernesto.
La situación de doña Estrella ha sido más tortuosa porque, según su hijo, tiene 4 años tramitando el bono sin resultados. El único que cobra una pensión por riesgos del trabajo es Ernesto, dinero con el cual afronta las necesidades diarias de sus padres.
Antes vivían en la FAE, pero por el deterioro de la economía, en mayo se vieron obligados a irse de allí. Una comadre les regaló un terreno en la ciudadela Bellavista y Ernesto hizo un crédito de 3 mil dólares para levantar la covacha que hoy les sirve de refugio. 
En la oficina del MIES se buscó una respuesta, pero la directora distrital, Verónica Conforme, según su secretaria, estaba en una videoconferencia. Dijo que hoy, debido a una minga que iban a realizar, probablemente estaría ocupada. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala