Actualizado hace: 7 horas 4 minutos
Tras el 16A
180 familias de condominios aún esperan atención

A cuatro días de cumplirse tres años del terremoto, en Manta todavía no existe una reconstrucción completa.

Martes 16 Abril 2019 | 11:00

En la “ex zona cero” de Tarqui se instaló el alcantarillado sanitario y de agua potable, pero no se contempló el pluvial, pese a que se abrieron varias cuadras de la parroquia. Hasta enero de este año se prometió la obra, pero ahora nadie brinda una respuesta del tema. 

El Comité de Reconstrucción se quedó sin voz oficial tras la renuncia de José Herrera, quien hacía de secretario. 
Las 180 familias de los tres condominios en Manta afectados con la emergencia: El Palmar, Lomas de los Vientos y Tohallí, aún esperan la reparación de sus departamentos o la construcción de casas independientes.   
Mercedes Rivera, representante de las familias, dijo que están todos cansados de insistir al Gobierno nacional que les ayude. 
“Estamos muy apenados, muy afligidos, ya cansados de caminar tanto estos tres años. No hemos parado de andar, de gestionar, de caminar, pero nos cargan de reunión en reunión y no tenemos ninguna solución definitiva”, cuestionó. 
Rivera, quien vive en la ciudadela El Palmar, habita uno de los condominios afectados porque dice que no tiene para cancelar la renta de otra vivienda. Ella explicó que sumadas las familias de Portoviejo, son más de 500 las que todavía claman por atención. 
“Me faltan dedos para contar todas las reuniones que hemos tenido con ministros y gobernadores de Manabí. Pero con quien nunca nos hemos reunido es con el secretario del Comité de Reconstrucción. Nunca nos ha dado la cara. Dónde está el dinero que recibió para reconstruir lo que se dañó con el terremoto”, preguntó. 
La última reunión fue hace ocho días, en el ECU-911. Ahí les prometieron, con la presencia del gobernador de Manabí, Xavier Santos, un bono de más de 7 mil dólares para reparar cada departamento. Pero nada fue concretado, todo quedó en palabras, como ha ocurrido en otras ocasiones, manifestó.  
Guillermo Celi, asambleísta manabita por el movimiento CREO, calificó de pésimo el manejo que el Comité de Reconstrucción ha dado a los recursos de los damnificados.
Lo señaló así porque, a su criterio, no es concebible que luego de tres años del terremoto aún existan familias sin casas. Y lo peor, añadió, es que se le quiere cobrar mil dólares a quienes sí lograron obtenerla. 
“Es una barbaridad, criminal, inhumano que a los damnificados se les quiera cobrar. No se compadecen del dolor de la gente manabita y esmeraldeña. A todos los que han pasado por el Comité les ha quedado grande el puesto porque nadie priorizó las obras del terremoto”, apuntó Celi. 
Una propuesta que maneja es que se apoye a pagar las deudas que los agricultores y comerciantes adquirieron con la banca antes del sismo, pero que luego no pudieron pagarlas porque lo perdieron todo. 
Planta y mercado. En Manta falta la planta de agua que debía reemplazar a los siete tanques elevados que distribuían el líquido vital para más de 20 barrios. 
Jorge Zambrano, alcalde, recordó que hace pocos días se firmó el convenio con la empresa pública Ecuador Estratégico, que confirma la construcción de la planta a partir de octubre. 
“Le tocará a la nueva autoridad local insistir en esta importante obra porque mi periodo termina el 14 de mayo. Pero ya le dejamos el camino limpio para que el proyecto se concrete sin problemas”, expresó Zambrano. 
Él también adelantó que deja listos los estudios para el nuevo mercado de Tarqui. Esto pese a que existe ya la zona comercial Nuevo Tarqui, que se levantó con 13 millones de dólares para albergar a los más de 1.800 comerciantes que se afectaron con la emergencia del 16 de abril del 2016. 
La preferencia del estadio Jocay es otra obra que espera en el banquillo. No ha iniciado, pese a los anuncios y ofrecimientos por parte del mismo Gobierno de entregar los 8 millones de dólares que se requiere.
El sector turístico de Tarqui no ha logrado reactivarse en la misma zona y con las mismas o mejores infraestructuras por falta de créditos. 
Pablo Delgado, abogado particular, cree que el Gobierno tiene una deuda grande con este sector y el comercial. 
Sostiene que se les debió otorgar créditos cómodos, a largo plazo y bajos intereses, con el fin de levantar los negocios de quienes lo perdieron todo. 
“Sin embargo, nada de esto ocurrió. Los empresarios necesitan del gobierno apoyo en créditos para reconstruir sus actividades económicas. Eso el Gobierno lo ha ignorado”, cuestionó Delgado. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala