Actualizado hace: 8 horas 23 minutos
Bienestar infantil
Alimenta bien a tu bebé

La salud gastrointestinal de un menor se forja por los cuidados que el padre y la madre le dan durante su etapa de crecimiento.

Miércoles 10 Abril 2019 | 04:00

 Muchas veces se piensa que los niños en sus primeros meses tras nacer, pueden comer toda clase de preparaciones sólidas, pero no es así.

 
Todo tiene su tiempo.  La médico pediatra Ana María Mina Benítez informa que todo es un proceso y que la formación de un buen sistema digestivo en el niño merece una preparación.
Señala el tiempo en que el menor puede comenzar a probar alimentos sólidos. 
“Incorporar alimentos sólidos es un gran paso para un bebé y una experiencia que le enseñará al padre mucho. En este punto hay que tener muy claro que el médico de tu bebé seguramente te dirá que puedes empezar a darle alimentos sólidos cuando tu niño tenga entre 4 y 6 meses y dé señales de que está listo para comerlos. Y hasta entonces, la leche materna aportará todas las calorías y el valor nutritivo que tu bebé necesita y que su cuerpo puede absorber. Pero atención,  su sistema digestivo no estará preparado para los alimentos sólidos hasta aproximadamente los 6 meses de edad”, explica la profesional.
 
Preparaciones y recomendaciones. Mina Benítez recomienda que si estás amamantando a tu hijo, debes ofrecerle alimentos de un solo ingrediente que no contengan azúcar ni sal, y dejar pasar de tres a cinco días entre cada alimento nuevo.
De esta manera, si tu bebé tiene una reacción, como diarrea, sarpullido o vómitos, sabrás cuál fue la causa.
“El hierro y el zinc son nutrientes importantes que debe recibir tu bebé a partir de los seis meses de nacido. Estos nutrientes se encuentran en las carnes hechas puré y en los cereales de un solo grano fortificados con hierro. Los fréjoles, las lentejas y otros alimentos culturalmente aceptables también podrían ser adecuados”, recomienda la médico pediatra .
La profesional también señala que aunque se empiece a dar alimentos sólidos al bebé, la madre debe seguir dándole leche materna, ya que esta es oportuna para su desarrollo y crecimiento.
Otros alimentos que el niño debe ingerir son vegetales hechos puré y, luego, ofrecerle frutas.
Para los 8 a 10 meses, la mayoría de los bebés puede comer con las manos pequeñas porciones de alimentos cortados finos, como frutas blandas, vegetales, pastas, quesos, carnes bien cocidas, galletas para bebés y cereales secos. A medida que el bebé se acerque al año, ofrécele tres comidas al día, así como pequeñas porciones de alimento entre comidas, que sean una variante cortada o hecha puré de lo que tú comas.
El jugo no es una parte necesaria de la dieta de un bebé y no es tan beneficioso como la fruta entera.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala