Actualizado hace: 1 hora 6 minutos
Portoviejo
Joven de 20 años murió tras una caída

Marlene Mera Parrales estaba a punto de terminar el colegio, pero nunca se imaginó que su sueño de graduarse no se cumpliría.

Lunes 08 Abril 2019 | 11:00

La ilusión de vestir un traje elegante y recibir su diploma de bachiller se quedó en la nada, luego de que perdiera la vida en un accidente.

Sentada en la sala de su casa, Patricia Mera, hermana de Marlene, cuenta que todo ocurrió la mañana de un sábado hace 20 años, cerca del hospital Verdi Cevallos.
“A mi hermana y a mí nos gustaba andar en bicicleta por el barrio, pese a que todavía no sabíamos manejarlas bien”, dice Patricia, quien agrega que en una de las tantas vueltas que dieron por la manzana su hermana se adelantó y chocó contra un parterre, quedando inconsciente.
“Los vecinos dicen que el impacto fue bastante fuerte”, relata Patricia.
 
Lo que pasó. Recuerda que a ambas les gustaba conducir a gran velocidad, pero siempre tomaban las precauciones para evitar una desgracia, sin embargo aquel día todo se salió de control y Marlene murió.
“La gente dice que ella iba bajando una lomita cerca del hospital, pero no pudo frenar y chocó. Producto del golpe, en su cabeza se formó una ‘bola’ que no le permitía despertar”, acota Patricia.
Indica que su hermana siempre le prestaba la bicicleta a su primo para recorrer las calles, pese a que ésta no tenía frenos.
 
Recuerdos. Con la mirada fija en la fotografía de su hermana, Patricia dice que la víctima pasó cuatro días en terapia intensiva, hasta que falleció.
Cuenta que el día del accidente la vida de toda su familia dio un giro radical.
“Todos se querían volver locos porque nadie creía que mi hermana, a la que habían visto como si nada, estuviera muerta en un instante”, acota.
Patricia dice que la pérdida de Marlene golpeó fuerte a su familia, tanto así que después de varios años su madre sigue llorando cada vez que la recuerda y mira su foto.
Cuando Marlene murió tenía 18 años de edad. 
Sus restos descansan en el cementerio general de Portoviejo, donde sus familiares la visitan para rezarle y colocarle alguna ofrenda floral.
Según Patricia, la joven aún no había hecho planes para ingresar a la universidad, por lo que su familia desconoce qué profesión quería seguir
Ella asegura que Marlene era una mujer llena de vida y que le gustaba distraerse cuando andaba en bicicleta.
Es por esto que los recuerdos de la víctima siguen presentes, tanto así que cada año toda la familia se reúne en el callejón María Auxiliadora, de Portoviejo, para celebrar la fecha de su cumpleaños, como si todavía estuviese viva.
Patricia dice que esta es una forma de recordarla y de que ella vea, donde quiera que esté, que su familia nunca la olvidará.
Actualmente la familia de Marlene ha crecido y de a poco sus sobrinas, quienes en aquel entonces no habían nacido, la están empezando a conocer. 
Patricia concluye repitiendo que la vida sin Marlene nunca volvió a ser igual.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Temas Relacionados

Portoviejo