Actualizado hace: 35 minutos
Manta
El cáncer persigue a la familia de Norma

“Cuando el doctor me dijo que tenía cáncer, pensé en mi padre y mi abuela que murieron con esa enfermedad, y dije ahora me toca”.

Lunes 08 Abril 2019 | 11:00

Norma Acosta (29) tenía la sospecha de que el tumor maligno había llegado a su cuerpo; sin embargo, fue optimista durante siete meses, pensando que los exámenes médicos arrojarían otros resultados. 

Pero no fue así: el doctor confirmó que tenía cáncer linfático y le recomendó acudir de inmediato al hospital de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (Solca) para seguir un tratamiento que salve su vida. 
Eso fue meses después de que un primer médico detectó en Jeremías, su hijo mayor de 10 años de edad, el padecimiento de un soplo en el corazón, una deficiencia pulmonar y el desgaste de un riñón. 
Ella empezó a cantar en los buses y a lavar ropa ajena para reunir el dinero que gastaría en los exámenes de Jeremías. 
En ese entonces Norma tenía todas las fuerzas del mundo para luchar por la salud de su hijo, pero hoy esas fuerzas han sido absorbidas por el cáncer. 
Ambos siguen un tratamiento a medias por falta de dinero.
Pero eso no es todo: su mamá, Rosaura Tuárez, de 70 años, también acaba de ser diagnosticada con un cáncer en el estómago. 
Y a eso se suma que tiene una discapacidad visual y auditiva.  
 
Habitan. La familia vive en el barrio El Prado, de Manta, atrás de la piscina Tierra Dorada. 
Hace cuatro años la abuela de ellos murió de cáncer en el estómago, y hace 28 años murió el padre con cáncer al hígado. 
Al parecer la enfermedad es hereditaria, le han dicho los médicos.  
A Norma le detectaron el cáncer hace año y medio. Los médicos le recomendaron cuatro ciclos de quimioterapias.
Pero solo llegó hasta la segunda, porque ella sentía que su cuerpo no resistiría una tercera. 
“Cada ‘quimio’ me representaba estar siete horas conectada a la máquina, y cuando terminaba me sentía muy débil. No podía caminar sola, tenían que ayudarme. Me golpeó tanto que debieron abrirme el pecho para ponerme un catéter desde la clavícula hasta la aorta para poder continuar con las ‘quimio’”, cuenta la mujer.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala