Actualizado hace: 49 minutos
Popular
César surge con su pierna “biónica”

Cuando volvió a doblar su “rodilla”, César lloró de emoción. En ese momento brincó y comprobó que todo había mejorado.

Domingo 07 Abril 2019 | 11:00

No siempre fue así, antes de eso sufrió mucho. 

César Zambrano cierra los ojos y recuerda que en el año 2012, a sus 24 años, vivió una tragedia. Regresaba de la parroquia Calderón en su moto. 
Había ido a dejar a un amigo y emprendió el viaje de regreso. Sin embargo, señaló que un conductor borracho que manejaba una camioneta lo atropelló y como consecuencia su pierna izquierda quedó muy destrozada, y estuvo a punto de morir mal herido y desangrándose. Pero como enviado por la divina providencia apareció un policía, que estaba de civil, y lo auxilió, llamó a los rescatistas y, moribundo, lo llevaron al hospital. 
Su caso era muy grave, pues la pérdida de sangre lo tenía a un paso de la muerte, sin embargo resistió y luego fue trasladado al hospital Luis Vernaza, de Guayaquil, donde se enteró de que ya no tenía su pierna izquierda, pues se la habían amputado a la altura del muslo.
Su vida cambió por completo. Deprimido y ya sin trabajo, cayó en el abismo de la desesperación. Sin embargo, como era padre de dos hijos, sabía que tenía que salir adelante, así que lentamente se fue reintegrando a la sociedad y recibió asistencia de los servicios de salud pública.
Así, primero recibió una prótesis que le permitía disimular, aunque recuerda que su pierna era rígida, parecida a la de un robot.
 
Inicio. Luego dijo que probó con una segunda, pero seguía con poca movilidad; sin embargo, mencionó que en Portoviejo apareció un grupo de motociclistas que viajan en Harley Davidson y hacían labor social por todo el mundo.
Recordó que esos activistas ofrecieron 3 piernas o prótesis de titanio, pero ante la gran cantidad de personas que requerían una pierna, realizaron un sorteo 
y él participó muy optimista.
Finalmente fue uno de los ganadores y recibió su pierna biónica. Ahora está muy contento, pues dijo que además no tiene peso, la rodilla es flexible, tiene botones que permiten regular la posición y la movilidad.
Tener una nueva pierna le inyectó esas ganas de volver a buscar trabajo y hace dos meses se enroló en la empresa Fans Cleaning, que se encarga de realizar la limpieza de la zona regenerada de Portoviejo, donde labora. 
Llama la atención su pierna metálica que parece un tubo de plata, pero él no la esconde; más bien, la muestra, pues está orgulloso de su pierna biónica que, aseguró, le ha permitido volver a la vida normal y servir a sus hijos y a la sociedad, señaló.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala