Actualizado hace: 9 minutos
Manta
“Costa limpia, lo peor que nos pasó”

Antes que dirigente, Roberto Vera es obrero. Y como tal está seguro de algo: “Costa Limpia es lo peor que nos ha pasado”.

Domingo 07 Abril 2019 | 11:00

Roberto ha trabajado 30 años para el Municipio de Manta limpiando parques, canchas y aceras. 

Y durante ese tiempo ha vivido al menos cuatro paralizaciones de obreros municipales por incumplimiento de sus derechos laborales. 
Pero, asegura, ningún daño ha sido tan grave como el de Costa Limpia. “Acabaron con nosotros, algunos se quedaron sin trabajo. Hay angustia, desesperación, la gente sufre hasta ahora”, señala.  
Han pasado cuatro años desde que empezara el fracaso de la empresa Costa Limpia. 
Una mancomunidad entre tres cantones (Manta, Montecristi y Jaramijó) que fue creada en el 2011, en la administración del exalcalde Jaime Estrada. En el 2014, cuando asumió la alcaldía Jorge Zambrano, se empezó a salir de ese convenio y desde entonces 187 obreros que laboraban para la empresa han padecido por el atraso en sus sueldos. Actualmente les deben 11 meses. La administración de Zambrano termina en mayo y los obreros siguen impagos.     
Roberto cuenta que Manta ingresó a la mancomunidad con sus obreros y equipos, pero al  fracasar, “sólo los equipos regresaron al municipio, a nosotros nos dejaron afuera y por eso todavía les deben sueldos a los trabajadores”, indica. 
Roberto Vera es el presidente del Sindicato de obreros del Municipio de Manta. Tiene 64 años de edad, la mitad dedicados al trabajo del barrido. 
Su oficina está ubicada en la parroquia Tarqui, en una casa de dos plantas. En las paredes de su oficina sonríen en fotos viejos compañeros obreros, los que viven y los que ya no están. “El municipio nos ha quedado debiendo. Nunca asumieron la responsabilidad con nosotros”, expresa. 
Roberto habla despacio, como arrastrando las palabras. Aún así, se nota en su tono el descontento por la situación de sus amigos. 
Dice que de nada sirvió elevar la tasa de aseo con la excusa de pagarles, porque eso nunca 
ocurrió. 
En septiembre del 2017 el municipio triplicó la tasa de aseo en Manta. Ciudadanos que antes cancelaban 90 centavos ahora cancelan tres dólares. La justificación era obtener más recursos para cancelar los casi siete meses de sueldos que en ese entonces les debían a los obreros. 
Eso nunca ocurrió.
Jeferson, un obrero de barrido, dice que la gente en Manta fue engañada, al igual que ellos. “Jamás se pusieron al día en los sueldos, siempre había excusas, siempre faltaba algo para hacer el pago”, indica.  
Dice que desde enero del año pasado, cuando el municipio los asumió, les paga mensualmente el sueldo, pero aún no les cancelan los 11 meses que trabajaron en Costa Limpia. “Nosotros seguimos peleando, ya ha pasado mucho tiempo, esperamos recuperar ese dinero, porque lo trabajamos día a día”, indica. 
En total son 187 personas a las que se les debe dinero. En Higiene laboran unas 350 personas en barrido y recolección. En enero del 2018 los obreros ingresaron al rol del municipio, pero no se les canceló los meses atrasados.   
 
Sueldos y uniformes. Un obrero que trabaja en  barrido  puede ganar el sueldo básico, 394 dólares, o 535 dólares si está sindicalizado.  
Todos deben acceder a beneficios como uniformes y otros implementos de trabajo.   
Pero eso no ha ocurrido con frecuencia, señala Roberto. Cuenta que durante dos años no se le entregó el uniforme, pero si se les pagó por el mismo, como lo señala la ley, cuando no se cumple con la vestimenta.
Además les dieron mascarillas de mala calidad, guantes de algodón que al agarrar algo húmedo se dañan, señala. “Lo que siempre nos dicen es que no hay presupuesto, la verdad es que para nosotros no hay nada, para los demás sí”, indica.  
 
Sin respuestas de recursos humanos. Este medio buscó una entrevista con la dirección de Talento Humano para abordar el tema de los uniformes, sueldos e implementos, pero no se concretó. 
La que sí se pronunció fue   María José Azúa, directora de Higiene. 
Ella manifestó que el requerimiento de implementos al área de Recursos Humano es anual. 
Justamente   ahora han entregado chalecos,  guantes de nitrilo para desechos domiciliarios, guantes plásticos, botas, mascarillas con filtro para control de plagas,  guantes de lana para macheteros y ponchos para las lluvias. 
Azúa dice que el trabajo en higiene es arduo y pesado, y aunque la mayoría de la gente es cuidadosa con sus desechos, hay casos   en que saca todo tipo de basura y  por más que los obreros tengan guantes se van a cortar con vidrios. “Mi punto de vista es que  el personal debería jubilarse antes de tiempo por tema de salud. Ellos hacen un excelente trabajo”, expresa.
 
Guantes gruesos. Martín es un obrero del área de macheteros. 
Ellos se encargan de cortar la maleza en las vías de la ciudad. Comenta que los guantes que reciben son muy gruesos y les dificulta agarrar el machete, por eso la mayoría de obreros no los usan. 
Él prefiere comprarse unos más livianos para laborar de forma más cómoda. 
En el 2014 Costa Limpia inició con un total de 279 personas de obreros y jornada parcial que se dedican al barrido de las calles y vías principales, según un documento de contratación de servicios que consta en el Sistema de Compras Públicas. El presupuesto de operatividad de la empresa era de 471.700 dólares.  
Pero ya en el 2016 las deudas alcanzaban 806 mil dólares, de acuerdo con un informe económico que se entregó al concejo municipal.  
En este rubro se contempla pagos a proveedores, mantenimiento de vehículos, horas extras y sueldos de 264 personas enroladas a la empresa. 
Los gastos fijos mensuales de Costa Limpia eran de 120 mil dólares en sueldos del personal (264 empleados), aproximadamente 50 mil en mantenimiento de vehículos y 48 mil dólares de aportaciones al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), indica el documento. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala