Actualizado hace: 5 horas 59 minutos
Producción
El clima favorece consumo de maní

El consumo de maní verde está en toda su temporada; tanto en tiendas como en los mercados se vende este grano.

Viernes 05 Abril 2019 | 11:00

César Muñoz es uno de los ciudadanos que dice gustar de este alimento, ya que no pierde la oportunidad para, en cada cosecha, comprar maní verde.

Le pide a su esposa que lo cocine a su gusto con un poco de sal, para luego comenzar a saborearlo acostado en una hamaca en la sala de su casa. 
Asegura que siempre sale al mercado y compra ese producto, pues sea verde o seco, lo degusta en todas las comidas, incluso lo utiliza en menestras, bolones de verde o rallado para untarlo, ya sea con plátano maduro o verde.
Otra de las personas que ha hecho de este grano parte imprescindible de su dieta es Edilma Cevallos Alcívar, quien es propietaria de una hectárea de maní en sus terrenos.
Ella manifiesta que su sembrío no es para negociarlo una vez que lo extrae del suelo, sino para la alimentación del año; otra parte para regalar a su familia, y por último la mejor semilla servirá para nuevamente cultivarla en el siguiente invierno, ya que este cultivo es una especie de tradición que se ha mantenido durante muchos años y por varias generaciones.
Aduce que el actual invierno ha estado apto para este y otros cultivos de ciclo corto, ya que estos sembríos no necesitan de mucha ni poca agua, tiene que haber lluvias moderadas para que el tallo o la plana no se pudran, porque cuando se trata del maní la vaina no desarrolla como se debe.
Ramón Gregorio Romero tiene su cultivo en el sitio Copetón, de Chone. Comenta que a inicios de mayo comenzará a arrancar el maní que tiene. Asimismo, espera que cada mata tenga muchas vainas que le permitan tener bastante producto para su alimentación, ya que, al igual que la otra agricultora, su producción no es para ser comercializada.
El agricultor no ha sacado cuentas de cuánto maní recogerá, porque es el primer año que está incursionando en esta clase de cultivos, ya que por muchos años lo fuerte en ese sector ha sido el maíz. 
Si este año le va bien, aumentará más terreno para cultivar en el próximo 2020.
De acuerdo con su experiencia, asegura que unos 4 meses demora el ciclo de maní desde que se siembra hasta que se puede disfrutar de él en la mesa. 
Como toda planta, la producción depende del cuidado que se le dé, porque así como el maíz, el frejol, la achogcha, existe un gusano cabeza amarilla que se adentra en la raíz, mata a la planta y se come lo poco que produce.
“Hay muchas variedades de maní, está el rosado, el criollo, aunque casi no hay, el sapo, el paiteño, y muchas más que son del gusto del campesino y de lo que ajusta a la tierra”, destacó Romero.
Todos los antes citados agricultores tienen fe en que la cosecha presente les sirva para su alimentación y para seguir sembrando.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala