Actualizado hace: 4 minutos
Perú
Ordenan prisión preventiva para chofer y copiloto de bus incendiado en Perú

La Justicia de Perú ordenó este jueves siete meses de prisión preventiva para el chofer y el copiloto de un bus interprovincial que se incendió el pasado domingo en Lima y ocasionó la muerte a 17 personas y dejó a otras 18 heridas.

Jueves 04 Abril 2019 | 20:03

La sala judicial de la Corte de Justicia de Lima Norte, a cargo del juez Carlos Alberto Coral, ordenó el inmediato internamiento en un centro penitenciario de José Quintana, de 51 años, y de su ayudante Rodolfo Silva, de 46 años, quienes fueron detenidos por la Policía poco después de reportado el incendio.
El fiscal a cargo del caso, Christian Amado, había solicitado nueve meses de prisión preventiva para ambos, quienes son procesados por la presunta comisión del delito de homicidio culposo y lesiones culposas.
Según reveló el programa de televisión América Noticias, ambos trabajadores reportan papeletas graves por estacionar y recoger pasajeros fuera de los paraderos de rutas autorizadas.
El incendio del ómnibus ocurrió el domingo último, cuando este recogía pasajeros en el terminal informal de Fiori, en el populoso distrito de San Martín de Porres, en el norte de Lima, pese a que la municipalidad había clausurado ese local e incautado dos cisternas con combustible que se vendía ilegalmente en el lugar.
Según versiones de los testigos y de algunos sobrevivientes, poco antes de que se iniciara el incendio se sintió un fuerte olor a combustible en el bus y casi de inmediato se desató una humareda en la parte posterior y aparecieron las llamas en el segundo nivel del vehículo.
Los pasajeros fallecidos, entre los que estuvieron ocho hombres, cinco mujeres y cuatro menores de edad, no pudieron escapar debido a la velocidad de propagación del fuego, mientras que la mayoría de sobrevivientes se salvó porque estaban en el primer piso.
Según informó esta semana el Ministerio de Salud, 16 de los pasajeros internados en clínicas locales ya fueron dados de alta, mientras que otros dos permanecían en cuidados intensivos por la gravedad de sus heridas.
Uno de los sobrevivientes, que tenía previsto viajar a la ciudad norteña de Chiclayo con su esposa, dos hijos y tres nietos, explicó a los medios locales que se bajó del vehículo para reclamarle al chófer por el fuerte olor a gasolina que se sentía al interior.
A los pocos segundos, el bus se llenó de humo y se desató el feroz incendio que consumió el vehículo con pasajeros, entre los cuales estaban todos los familiares del testigo.
El alcalde de San Martín de Porres declaró este lunes a la emisora RPP Noticias que hace unas semanas incautaron dos cisternas en ese lugar porque estaban vendiendo combustible en forma ilegal.
"La intervención devino en una clausura temporal, la cual estas personas desacataron y siguieron trabajando. No es que (el local) esté con las puertas abiertas, estaban en plena vía auxiliar y lo hacían de manera clandestina", explicó la autoridad municipal. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala