Actualizado hace: 9 minutos
La ambición del  poder
La ambición del poder
Por: Milton Bowen Rivera

Jueves 04 Abril 2019 | 11:00

Soy un ser humano realista para cada persona que me conoce, buscando la verdad con la coherencia del periodismo investigativo. La comunicación humana es tan antigua, llegando a ser una necesidad global que se produce en el seno de la sociedad civil y política, con la ambición de llegar al poder desde diversos puntos de vista en un Estado democrático y en la eficiencia de su funcionamiento con la opinión pública.
En Portoviejo, Manabí y toda la República de Ecuador, el domingo 24 de marzo del 2019 se eligieron alcaldes, concejales, prefectos, miembros de las juntas parroquiales y el Consejo de Participación Ciudadana. En las provincias y cantones, los ambiciosos candidatos hombres y mujeres dicen preocuparse por las necesidades y servicios del pueblo sufrido y aguantador; con esta obligación se permite ser reelegidos por el juego de la política, secundado por las leyes, el Consejo Nacional Electoral y la Democracia representativa.
El concepto racional de las asignaciones del Estado se apega a lo específico de las cosas prácticas. Por méritos, un principio lógico que debe estar orientado por la capacidad, la virtud y el talento en las acciones de las representaciones políticas, y por las conocidas ambiciones personales de llegar al poder para después seguir ganando sueldo, mientras el resto de la gente pobre a duras penas consigue el sustento diario. 
En el área política tengo la experiencia como excandidato a la Asamblea Nacional en 1998, por la Unión Popular Latinoamericana. Nos utilizan con tantos partidos y movimientos políticos, nada es limpio y claro, no hay honestidad y cultura política. La política implantada tiene su manera especial para tomarnos desprevenidos y utilizados en la vida, hasta el final de nuestra existencia. 
El pueblo que vota conoce esta verdad, pero no les importa; olvidamos que el tiempo no se detiene y que la vida se va cualquier día del año, tenemos que despertar la mente. 
Con la votación de costumbre, se les otorga a tantos candidatos que tengan la igualdad de género, los derechos y oportunidades de ser servidores públicos y hacer dinero que no sale de sus bolsillos. Lenín Boltaire Moreno Garcés gana triple sueldo como jubilado, vicepresidente y presidente, sueldos que a nadie se les permite; los alcaldes, concejales, prefectos, personal administrativo, la policía y las fuerzas armadas, perciben sus sueldos por los impuestos que paga la sociedad y los ingresos del petróleo, no hay discriminación, es la verdad de lo positivo o negativo que elegimos en las diferentes dignidades a nivel de gobernantes de la Patria. 
La comunicación se sigue considerando un servicio público y no un derecho ciudadano: No podemos estar sometidos a la ambición del poder para ser utilizados y controlados por un Estado corrupto. La Nación que elige corruptos no es víctima, es cómplice y encubridora, no son rumores, son verdades. ¿Será delito decir la verdad?
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: