Actualizado hace: 1 hora 25 minutos
Reforestación militar
Reforestación militar
Por: Oswaldo Valarezo Cely

Lunes 01 Abril 2019 | 00:00

Manabí está entre las provincias con mayores problemas de deforestación, mala práctica que persiste y afecta a bosques primarios en zonas rurales y urbanas, sin que mecanismos éticos y legales sean suficientes para detenerla.

La prevención y la remediación  son alternativas válidas, pero su ejecución  es  difícil y  llena de obstáculos. La mayoría de proyectos fracasan por falta de mantenimiento en la etapa  postransplante.
En las zonas secas  hay  déficit de humedad,  para reforestar se requiere de unos 1.000 mm de precipitaciones anuales,   pero  los promedios de lluvias están entre 300 y 500 mm. Los  resultados  no son halagadores bajo estas condiciones, pues se reconoce  sobrevivencias  tan sólo de alrededor  del  20% de los arbolitos  sembrados.  
El GAD provincial ha dedicado recursos millonarios en  ambiciosos planes  para resolver este grave problema  ambiental , incluso entregando  estipendios a  dueños de los predios, al  reconocer las limitaciones  hídricas  y topográficas de la región para retener la humedad necesaria para las  plántulas  en su desarrollo inicial. Por su parte, el Ministerio del Ambiente  promueve  las  medidas preventivas  y debe  respaldarse en la fuerza pública para aplicar la ley a  los  infractores.
Para alcanzar los objetivos mínimos de estos proyectos  es recomendable la participación de  instituciones  como  Ministerio de Defensa, Servicio de Gestión de Riesgos y Emergencias, Gobernación, etc,. Hay ejemplos  dentro y fuera del país  de este tipo de colaboración, en  las  provincias de Loja y Santa Elena recientemente los militares han participado en  programas de reforestación. En China miles de soldados van a intervenir  para reforestar  8,4 millones  de  hectáreas  en provincias que rodean  Pekín, una de las ciudades más contaminadas del planeta. En Perú cuatro bases militares con 150 hombres cada una  serán instaladas en la Amazonía para impedir el avance    depredador. Nuestras  fuerzas armadas  con  25.000 efectivos  y  anualmente   con  10.000  conscriptos  cumplen nuevos roles con la sociedad. La provincia  también  cuenta con   dotaciones  del Ejército,  Marina y  Aviación que, en convenio  con otras instituciones, podrían captar los fondos para dar sostenibilidad y continuidad  a los planes de reforestación.  La presencia  periódica  de militares para el  mantenimiento  en  campos y colinas intervenidas  tendría  el efecto favorable  adicional   de   infundir respeto evitando futuras deforestaciones y el tráfico ilegal de madera. 
Una muestra evidente  de que el cuidado  permanente   es  condición primordial, es  el éxito alcanzado  desde el año pasado con la arborización urbana en parques y áreas regeneradas de Portoviejo. Recordemos que gran parte del territorio manabita  corresponde a la zona de vida del  Bosque Seco Tropical, donde se establecen especies forestales nativas y otras adaptadas al medio. La preservación e  incremento de  estas  áreas contribuye a mantener la biodiversidad de fauna  y  flora , purificar el aire  captando  gases nocivos,  atenuar  el calentamiento  global y  los efectos del  cambio climático. 
*Investigador Categorizado Senescyt
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: