Actualizado hace: 6 minutos
Santo Domingo
Un camión se les cruzó

La vida de Fernando Giler ya no será igual. Perder a dos hijos de un solo golpe ha destrozado su corazón.

Miércoles 27 Marzo 2019 | 11:00

 Ayer en la madrugada, aproximadamente a las 03h15, en la intersección de las avenidas Chone y Bombolí, ingreso a la cooperativa Ciudad Nueva, Steven y Roberto Giler Meza, de 21 y 20 años, murieron en un accidente de tránsito.

Fernando explicó cómo ocurrió la tragedia que le arrebató a dos de sus tres hijos. 
Ayer mientras estaba en los exteriores del centro forense, el hombre dijo que sus hijos fallecieron cuando regresaban a su casa, localizada en la cooperativa Carlos Ruiz Burneo, desde Los Unificados, lugar donde se reunieron con unos amigos.
Los jóvenes iban en una moto, que era conducida por Roberto, cuando fueron impactados por un camión que al parecer cruzó el semáforo en rojo.    
Unos amigos de las víctimas que iban en otro moto vieron lo ocurrido.
“Ellos nos avisaron lo que había pasado. Nos indicaron que un camión (tipo furgón), que salía de la Ciudad Nueva, se pasó el semáforo y  los impactó. El conductor del camión huyó por la avenida Bombolí y se fue con dirección a Quevedo. Un taxista lo siguió, pero no pudo alcanzarlo”, explicó Fernando. 
Luis Quera, del Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT), dijo que el accidente será investigado y que en el lugar del siniestro se levantaron los primeros indicios.
Steven y Roberto murieron al instante. 
 
La última vez. El padre de los jóvenes sostuvo que la última vez que vio con vida a sus hijos fue el lunes a las 21h00, cuando salió de su casa hacia la parroquia San Jacinto del Búa para asistir a un compromiso familiar. 
“Ellos iban a ir a San Jacinto, pero en el trayecto le dije a mi esposa que los llamara y les diga que mejor no vayan porque esa vía estaba peligrosa. Cuando regresamos a la casa ellos ya no no estaban y nos indicaron que se encontraban en Los Unificados con un grupo de amigos. Después nos llamaron para informarnos   la tragedia”, puntualizó. 
Fernando describió a sus hijos como unos chicos tranquilos. “A veces discutían, pero se llevaban muy bien, eran buenos hijos”, indicó.
A Steven lo llamaban “El Gordo” y a Roberto le decían “El Flaco”. 
Roberto trabajaba como mecánico y aprendió el oficio cuando tenía 12 años. Hace varios meses acudía a una iglesia evangélica.
Con respecto a Steven, se informó que laboraba en la repartición de arroz en la ciudad y que sus planes era ingresar a la Policía.
Manuel Meza, abuelo materno de los fallecidos, dijo que sus nietos eran alegres y divertidos. 
“No porque estén muertos digo que eran así, la verdad es que ellos siempre hacían reír a los demás”, sostuvo.
El velatorio se realiza en el sector Carlos Ruiz Burneo, donde todos lloran a los hermanos Giler Meza. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala