Actualizado hace: 1 hora 7 minutos
Portoviejo
Niño metió el brazo en una lavadora y fue trasladado al hospital Verdi Cevallos

A “Julito” en estos días se lo ve sonriente en la cama de pediatría del hospital Verdi Cevallos, donde se encuentra internado.

Martes 26 Marzo 2019 | 10:52

Cuando le preguntan por qué metió el brazo en la lavadora que contenía la ropa de su familia, con la picardía propia de un infante de su edad, expresa que buscaba el reloj que por accidente se le cayó.

Luego sonríe y así sustenta la tesis del accidente del que fue parte. A su lado están su madre y un tío.
Cierto o falso lo dicho por el menor, no les queda otra opción a sus familiares que agradecer a los médicos por la labor realizada en favor del niño para salvarle su extremidad superior.
El inusual caso provocó una cirugía de emergencia y la movilización de recursos para evitar algo aún peor en el infante. 
Xavier Pico, médico pediatra del Verdi Cevallos Balda, expresa que casos de este tipo son pocos y en ocasiones se complican porque el papá o la mamá por intuición intervienen sin medir las consecuencias.
 
Susto. María B., mamá del accidentado, dice que el día del percance se encontraba lavando los platos y aprovechó el paso de “Julito” para que apagara su lavadora, ya que había cumplido el tiempo con la ropa. 
El niño, por su parte, alzó la tapa del artefacto de una vecina. De pronto, indica, la comenzó a llamar a gritos, con una voz que jamás había oído.
Parecía una película de terror verlo luchando con la lavadora, sostiene.
“Mami, mami, ayúdame”, gritó. Entonces la mirada se enfocó en el cuerpo siendo estremecido por el artefacto eléctrico. 
La mujer, asevera, no tuvo tiempo para pensar. Corrió por su hijo y lo primero que hizo fue desconectar la lavadora; luego haló el cuerpo.
 
Intervención. El pediatra Xavier Pico recalcó que el movimiento de las aspas hizo que se produzca una fractura expuesta de radio y cúbito del brazo derecho, es decir los huesos quedaron expuestos hacia el exterior de la piel.
Es un evento delicado por cuanto se produjo la rotura de hueso y piel, además de la contaminación de bacterias.
“De no haberse preocupado la mamá de lo acontecido, se hubiese provocado una amputación del miembro”, cita.
El galeno agrega que en el hospital se tomaron las medidas necesarias y correctivas con limpieza quirúrgica y colocación de clavos o tutores para fijar los huesos. “En traumatología decidirán el tiempo que esté con el yeso”, acotó.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala