Actualizado hace: 1 hora 10 minutos
Portoviejo
Ni el cáncer lo detuvo de sufragar

Protegido con mascarilla y una sombrilla Fernando Mora llegó hasta el recinto electoral de la Universidad Técnica de Manabí.

Lunes 25 Marzo 2019 | 04:00

A los tiempos volvía a sufragar en su ciudad y ni siquiera un cáncer con el que lucha desde hace varios años lo detuvo en su afán. A la hora que llegó, 07h15, no hacía tanto sol como calculó, sino que más bien una inesperada llovizna puso frío todo el ambiente. Fernando aseguró que tomó las medidas de sanidad necesarias para no tener problemas. Recordó que por motivos de trabajo estuvo residiendo en Pedernales, donde sufragaba, por lo que no quería dejar de hacerlo ahora. 

Caminó desde la parroquia San Pablo y lo cumplió, eso aunque el recinto electoral donde le tocaba sufragar tuvo retrasos por más de media hora. Así, con la satisfacción del deber cumplido, regresó a su casa feliz de votar una vez más. Espera también haber tomado las medidas necesarias para no equivocarse al escoger dignidades.
Las elecciones en Portoviejo estuvieron marcadas por el retraso en la instalación de las Juntas Receptoras del Voto, el conteo de las papeletas retrasó a los vocales y la mayoría de JRV iniciaron con un promedio de media hora de retraso, eso molestó a muchos ciudadanos que aseguraron que habían llegado temprano para evadir el sol y el calor de la capital manabita y también  para regresar a sus casas a realizar actividades.
Otros ciudadanos, como Karla Macías, indicaron que de la UTM tenía que ir con su hija hasta el colegio Olmedo, por lo que indicó que había que aprovechar la mañana.
TRABAJO. Quienes sí estuvieron temprano en su lugar de trabajo fueron los veedores contratados por los candidatos o partidos políticos para que les cuidaran la votación.
Yenifer Moreira, quien cumplió esta labor dijo que aprovechó el llamado que hizo una vecina y se enroló de veedora, el convenio era que le paguen 20 dólares, además de recibir el desayuno, almuerzo y merienda.
Luis Alberto Cedeño también recibió 20 dólares de otra tienda política. Mencionó que su trabajo era estar muy atento a lo que sucediera en cada Junta receptora. 
Explicó que los capacitaron durante varias horas y sabían lo que tenían que hacer si notaban algo raro.
Al final, luego del conteo de votos, ellos con el celular debían tomar una foto al acta y enviarla a un sistema informático que contabilizaba los votos, explicó.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala