Actualizado hace: 4 horas 58 minutos
Portoviejo
‘Parraguita’ pelea desde los 13 años

Héctor Párraga aún no terminaba la escuela cuando ya se había metido puñete con más de 20 muchachos de todas las edades.

Domingo 24 Marzo 2019 | 11:00

Para él, pelear en la calle era un deleite. Recuerda que en esos tiempos, su padre le daba 20 reales para el recreo, lo cual era poco, entonces en una ocasión un grupo de adultos que ya conocían de su ferocidad y determinación le dijo: “te damos cinco sucres si peleas con guantes de box y con muchachos más grandes”. 

Párraga, que era tan flaco que parecía que el viento lo podía elevar, no lo dudó y aceptó el reto. Al día peleaba dos veces y completaba 10 sucres. Cuando su padre se enteró, casi lo mata a palo, recuerda. 
Sin embargo, la pasión por la lucha no disminuyó en él, quien luego en los colegios Olmedo, Olga Vallejo y Pedro Zambrano siguió con su actividad, aunque lo echaban por “peleón”.
En ese tiempo las películas de Bruce Lee y otras leyendas del kung fu, que llegaban desde el lejano Oriente, lo motivaron tanto que decidió que su futuro estaba en las artes marciales, por lo que compitió oficialmente en torneos locales y además muy joven se hizo profesor y desde entonces nunca más ha salido de ese mundo de las patadas y los puños.
 
Maestro. ‘Parraguita’, como lo conocen en Portoviejo, tiene 63 años y con su academia “Pionero” le ha dado la vuelta al país y a Sudamérica. Su fama se extendió por todo Ecuador debido a la rigurosidad de sus entrenamientos, por la preparación sistematizada que implementó y porque ha logrado que todos sus alumnos alcancen medallas practicando el taekwondo.
Menciona que la época de oro del taekwondo manabita fue en las décadas de 1980, 1990 y 2000, cuando tenía grupos de peleadores feroces que guiados bien técnicamente se bañaron de gloria a nivel nacional e internacional. Él recuerda a grandes alumnos como Victoriano Moreira, Yandri Arteaga, Freddy Mora, José Cedeño Barre y muchos más, a quienes les enseñó durante los primeros combates y que luego se consagraron en la arena, incluso son grandes profesores ahora.
‘Parraguita’ se emociona, cierra los ojos y se traslada al año 1982, cuando se realizó el mundial de taekwondo en Guayaquil, donde participó su alumno José Cedeño Barre, quien se consagró campeón. Aunque ya en ese tiempo Barre era seleccionado de Ecuador, Párraga lo celebró con mucha euforia, señala.
Gracias a sus muchos triunfos con los alumnos de su academia ha recibido innumerables reconocimientos, incluso varias ocasiones ha sido llamado para dirigir a la selección ecuatoriana de taekwondo logrando buenos resultados, menciona.
El entrenador pasa su vida entre los gimnasios del estadio Reales Tamarindos, donde ha trabajado por décadas. Además, hace seis meses sus hijos le construyeron un moderno centro de alto rendimiento en la urbanización Portoviejo Real 2. Aún gusta de ponerse el uniforme de combate, en ocasiones practica con una lanza de kung fu que le dieron como reconocimiento a su trabajo en Estados Unidos. 
El hombre añade que el deporte le dio todo, amistades, trabajo y, sobre todo, logró disciplinar a sus cuatro hijos, quienes también practicaron este deporte, pero luego él mismo les pedía que bajaran la intensidad, pues “ver desde afuera que le peguen a un hijo es muy doloroso”, menciona.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala