Actualizado hace: 1 hora 5 minutos
Premiar los valores
Premiar los valores
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Sábado 23 Marzo 2019 | 04:00

Para la administración adecuada de una sociedad basta con seguir los preceptos morales reguladores que permiten alcanzar los objetivos generales del buen vivir comunitario.

 Para la administración adecuada de una sociedad basta con seguir los preceptos morales reguladores que permiten alcanzar los objetivos generales del buen vivir comunitario.

El extravío de los mismos o su desvío a caminos oscuros son causales de la pérdida de aquella confianza que los políticos se pelean por conseguir, pero que con pasmosa velocidad la pierden una vez obtenida. ¿La razón? La metamorfosis de sus intenciones y actitudes.
Con ello profundizan la desconfianza poblacional en las promesas electorales, repercutiendo  tremendamente en el sistema político nacional y, concomitantemente, en la confianza al manejo democrático, que sufre por los pecados originales como son la mentira, la ambición, la soberbia y la demagogia, entre otras debilidades que apuntan a la corrupción.
Por eso los pueblos exigen, a quienes son sus esperanzas de crecimiento, exhibir, imprescindiblemente, valores humanos, especialmente honestidad, honradez, humildad y  lealtad.
La honestidad, para saber que los administradores de la colectividad son transparentes en sus acciones, ejercidas estrictamente para beneficio de la población, sin diferencia alguna.
La honradez, que asegura el manejo prístino de los recursos económicos y materiales, así como del personal, dirigida a las labores que incrementen el desarrollo social y físico tan exigido por la ciudadanía.
La humildad, distintivo humano que enaltece a quienes toman la asunción al poder como oportunidad de acercarse más al ciudadano para servirlo en sus necesidades, en vez de alejarse de él sentándose en un trono, con una guardia pretoriana que lo aísla de la realidad.
La lealtad, imprescindible condición que quien quiera ejercer función pública o privada debe mantener como seguro de que su trabajo será exclusivamente dedicado a servir a su pueblo, reciprocando la confianza depositada en él mediante elección popular directa o privada.
Estas son parte de las características que deben adornar a los interesados en guiar el futuro de ciudades, provincias y país, que los electores deben buscar en quienes hoy intentan conquistar la preferencia del soberano pueblo para llegar a las funciones en elección a desarrollarse en todo el país.
Entonces, hay que acudir este día a cumplir el deber del sufragio para respaldar la democracia haciendo uso del derecho a elegir a sus administradores, anteponiendo la conciencia para obtener el gobierno que sea del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.
Hay que premiar los valores, hay que escoger a quienes los posean, hay que entregar el futuro de nuestros pueblos a quienes no solamente los exhiban, sino que los tengan como parte de su naturaleza, que los practiquen y los enaltezcan.  
Por la madurez política, hay que hacer un acto de contrición, reflexionar y meditar para no botar el voto.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: