Actualizado hace: 40 minutos
Calle Mejía.
La única queja es la falta de parqueaderos

La calle Mejía presume de ser una de las más antiguas de la ciudad de Portoviejo, junto a la Rocafuerte y la Colón.

Jueves 21 Marzo 2019 | 11:00

 Eso es motivo de sano orgullo para sus vecinos, entre los cuales se destaca doña Robertina Murillo, quien vive allí desde hace más de 50 años.

De la época aquella solo quedan recuerdos, pues el barrio se ha ido transformando a merced de muchas circunstancias.
Apellidos como Gutiérrez, Guillén, Ordóñez, Segovia, Alvarado, López y Cevallos son algunos de los que evoca con nostalgia, pues de ellos, las nuevas generaciones se fueron del barrio.
Como mudo testimonio de esas familias, después del terremoto, alguien -no recuerda quién- existe un mural en mitad de la calle, en una pared, en la que se aprecia a muchos de los fundadores, entre ellos, su esposo junto a ella. 
Asimismo, hay otro mural de una mujer soplando un soto para tostar café, a la usanza antigua. Al frente, otro dibujo en una pared lateral muestra a un navegante en un caudaloso río.
Doña Robertina no tiene casi ninguna queja en cuanto a obras se refiere, apenas dice que “la regeneración debió considerar más parqueaderos, porque sí hacen falta. Todo lo demás está bien. Los servicios básicos no fallan y hay buena vecindad, lo que hace que el barrio sea tranquilo”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala