Actualizado hace: 12 horas 55 minutos
Santo Domingo
Israel y Efigenia esperan ayuda

Él con la próstata y ella con el alzheimer. Él vive con una pierna fracturada, ella con una mano zafada.

Jueves 16 Agosto 2018 | 11:00

 Ambos duermen en un cuarto cuyas ventanas son de tablas y tela para que el frío no siga “golpeando” sus huesos, que los años les han pasado factura. 

Israel Mora, de 95 años, y Efigenia Plaza, de 84 pasan enfermos y solos, los hermanos de él llegan cada mes o cada dos meses, no tienen hijos, nunca los procrearon.
Solo sobreviven del bono de 50 dólares que entrega el Gobierno, con eso compran comida y medicina.
La pareja vive en la lotización Los Unificados, habita en la segunda planta de una casa de construcción mixta. En la parte baja no pueden habitar porque filtra mucha agua.
A menudo se levantan a las siete de la mañana, si hay mucha neblina se quedan bajo las colchas. 
Bajan y suben las gradas, cuando pueden se ayudan mutuamente o, cuando uno no está, por su cuenta.
Efigenia todavía lava ropa, lo hace donde una vecina, cuando va caminando en la esquina ya no se acuerda donde está. Encima debe lidiar con el dolor de su mano, desde hace tres semanas cuando se cayó de las gradas.
Israel poco sale, sabe cocinar seco de pollo y colada de harina en una cocineta prestada por una hermana.
De ahí espera que llegue la tarde, a las seis ya se acuestan a dormir.   
 
Ayuda. Ayer Israel y Efigenia estaban contentos, hasta su domicilio llegaron policías de los circuitos Los Unificados, Bolívar, Lorena y Toachi, quienes les llevaron algunas donaciones como cobijas, dos colchones, víveres, agua, una cocineta.
Tenían previsto hacer una minga. Según informó Edgar Chango, del circuito Los Unificados, se coordina atención médica y pago de servicios básicos, pues como deben más de 100 dólares les cortaron el agua; además, deben tres meses de luz.   
Estámila Ochoa, una vecina, les ayuda a veces con la comida y la limpieza. El sacerdote de la comunidad también los alimenta. 
La mujer afirma que a los adultos mayores les hace falta compañía, la comida como debe ser, caliente y en buen horario; “Ellos lloran al momento de que me voy”, dijo. 
Las personas que deseen ayudar a la pareja pueden llevar sus donaciones hasta la UPC de Los Unificados. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala