Actualizado hace: 6 horas 27 minutos
Esmeraldas.
Contrapuntos que resaltan su identidad

Los grupos culturales de Esmeraldas trabajan en el fortalecimiento del contrapunteo, una tradición oral llena de picardía.

Jueves 16 Agosto 2018 | 05:00

En el contrapunteo afroesmeraldeño hay expresiones propias de la cultura como ‘¡Barajo no!’ (enojo), ‘¡Jesús me ampare!’, ‘¡Deja tu pres, pres!’ (no seas orgulloso), los que son términos típicos de la etnia. También están los mitos que han pasado de boca en boca de los abuelos, informa diario El Comercio. 

En una presentación, Mónica Esterilla se tomó la punta de su falda ancha y caminó moviendo las caderas. Detrás de ella, la seguía Miguel Mieles, un marimbero de pantalones remangados y sombrero ancho. “Cuando veo a esta negrita, me le voy de medio la’o, como el gavilán al pollo, como la garza al pesca’o”, dijo él. 
Y ella le respondió: “A la guayaba madura, se le quita la pepita, el hombre cuando es celoso no busca mujer bonita”.
De esa manera, los hombres y mujeres de Esmeraldas rescatan su oralidad ancestral con décimas y contrapunteos, que antes se hacían al aire libre.
Como parte de una iniciativa para mantener vivas las tradiciones culturales, el Municipio de Esmeraldas y la Casa de la Cultura organizaron un concurso de contrapunteo. Uno de los ganadores fue Limberg Nazareno. “Es una medición de fuerzas. Los mayores cuando lo hacían usaban décimas enteras, versos y todo lo que forma parte de la tradición oral esmeraldeña”, dijo.
 
> CONTENIDO. El antropólogo Adison Güisamano, quien ha escrito sobre expresiones orales del pueblo afro, explica que el contrapunteo es una parte de la tradición oral que se ha ido olvidando con el paso del tiempo. Por ello, a través de los concursos se pretende dar vida a esta práctica, que era común en las poblaciones afroesmeraldeñas, donde  se convertía en una manera de protestar, expresar sentimientos o exaltar la belleza femenina.
El plan para recuperar esta práctica incluye la enseñanza del contrapunteo a los más jóvenes, desde grupos culturales como ‘Raíces del Pacífico’. 
Jorge y Aisa González son dos niños que demuestran lo más alto del contrapunteo con la décima del escritor Nelson Estupiñán, quien escribió ‘Timarán y Cuabú’. 
“Una zamba que vivía con el negro Teodomiro dio a luz en el pueblo, un día, un moro blanco y catiro. Cuabú: ya bastante me he explayado, pero sigues en lo oscuro, tú te aferras al pasado, yo, al presente y al futuro”, decía Timarán.
Además del contrapunto, algunas danzas tradicionales forman parte de la identidad cultural afroesmeraldeña.
Pregones y otras actividades son engalanadas con presentaciones de danza. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala