Actualizado hace: 1 hora 36 minutos
Quevedo
“No soy ningún asesino”

Alexis Zambrano teme por su vida.

Martes 14 Agosto 2018 | 11:00

Él fue detenido la mañana del miércoles 8 de agosto y desde entonces no tiene paz.

Ese día estuvo 16 horas privado de su libertad, ya que, según la Policía, habría tenido  que ver en el asesinato de Winter Fajardo.
“Ojalá que a nadie le pase lo que a mi me sucedió. Se imagina lo que es pagar 34 años y ocho meses de cárcel por un crimen que uno no ha cometido”, indicó mientras los ojos se le humedecían y abrazaba a sus dos hijos, de once y cinco años.
Caso. Eran la mañana del miércoles 8 de agosto. 
Como es su costumbre se levantó a las 04h30.  A esa hora es cuando prepara la comida que vende, desde antes de las 07h00, en un puesto de comida ubicado cerca del Hospital del Seguro Social en Quevedo.
Zambrano contó que a las  06h15 salió de su vivienda ubicada en la parroquia 24 de Mayo empujando su triciclo, a las 06h30 luego de pasar por una panadería avanzó hasta su lugar de trabajo donde llegó a las 06h45. En ese preciso instante, en otro lado de la ciudad, dos hombres en moto interceptaban a Winter Fajardo, de 51 años, y le dispararon. Este hombre iba acompañado de dos de sus hijos a quienes llevaba a la escuela en la calle 29 y Jaime Roldós Aguilera de la parroquia Viva Alfaro. 
Uno de los sicarios le descargó diez tiros a Fajardo.
Los balazos acabaron con la vida del agricultor frente a los dos menores de nueve y seis años.
Por este crimen, cerca de las 08h00, Alexis Zambrano a quien sus amigos lo conocen como “Colorado” o “Cara de Burro”, fue detenido.
Detención. Los agentes le informaron que la aprehensión era únicamente para investigaciones.
La noticia le cayó ‘como un balde de agua fría’ a Zambrano quien no comprendía por qué lo vinculaban con el asesinato.
“Yo estaba en mi lugar de trabajo cuando llegó la Policía, una  señorita que los acompañaba me dijo que había ocurrido un crimen y yo era el principal sospechoso”, recuerda sorprendido y asegurando que por su mente le pasaron los pensamientos más aterradores.
Conocido. “Soy padre, tengo dos hijos. El mayor sufre del corazón. No podía entender cómo una persona pudo matar a otra delante de sus hijos, es algo cruel”, afirma.
Zambrano aceptó y reconoce que hace cinco años estuvo dos meses preso por un  hurto que cometió en una casa, sin embargo, después de eso su vida cambió y se dedicó a la venta de comida.
“Eso no me convierte en asesino, yo no maté a nadie y me detuvieron injustamente”, recalca el “Colorado”, quien reconoció también que conocía al fallecido con quien no eran amigos, pero que lo había visto en el sector El Desquite donde viven sus familiares.
“El señor trabajó en una balsera, no era mi amigo, nunca tuve problemas con él, ni le robé el celular como dijeron, todo eso fue mentira, no entiendo porqué me relacionaron a mi con su muerte”, indicó Zambrano.
Libre. Luego de la audiencia de calificación de flagrancia, el juez absolvió del caso a Zambrano y lo declarado inocente. 
Los videos de las cámaras del ECU-911 existentes en la zona donde Zambrano tiene su puesto de comida, fueron evidencias contundentes. En ellos se observa cuando él llega a su trabajo a la misma hora que se cometió el crimen. Una vez libre, por un momento pensó que todo volvería a la calma, pero sin embargo, horas después la fotografía en la que estaba detenido por la Policía empezó a circular en redes sociales y al día siguiente en los medios de comunicación se lo vinculó con la muerte de Fajardo.
“No quiero demandar a nadie, no me interesa, sólo quiero que las personas que usaron mi foto y me señalaron como asesino se retracten y aclaren que no lo soy. La Policía se confundió porque mis amigos me dicen Cara de Burro, y he escuchado que al hombre que mató a don Winter también le dicen así. Es la única forma que justifico mi injusta detención”, indica Alexis precisando que lo único que quiere es tener una vida tranquila.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala