Actualizado hace: 9 minutos
Sucre
El mar aún es generoso

Una atarraya en mano, la marea baja y un poco de suerte, es lo que Eduardo Panta necesita para tener una buena pesca.

Sábado 11 Agosto 2018 | 11:00

 Esta actividad la realiza en cualquier orilla del estuario del río Chone, desde donde despliega su arte de pesca de dos varas para capturar camarón.

Panta comenta que no hace falta tener una embarcación artesanal para pescar, ya que desde cualquier margen de la costa se puede hacer, siempre y cuando la marea esté baja. 
Juan Franco, otro fanático de la pesca, dice que cada persona tiene varias técnicas para capturar mariscos.
“Hay atarrayas de mayor envergadura y con aberturas más grandes,  talladas por los expertos. Éstas son apropiadas para camarones de mayor tamaño”, indica. 
“Cuando me decido a ir de pesca, voy donde un amigo que tiene una atarraya de unas cinco varas”, señala.
Costumbre. Muchos pescadores lo hacen por hobby, por llevar algo de comer a casa conseguido con sus propias manos.
Algunos hacen de este trabajo su única fuente de ingresos. 
Roque Martínez, quien vive en Leonidas Plaza, dice que tres veces por semana recorre toda la zona de la playa Nariz del Diablo. 
Armado con sus botas, linterna, un tacho y su red, realiza varios lances durante tres horas.
“Lo hago de 07h00 a 10h00 y me voy con mis dos libritas de camarón para venderlas al mejor postor”, menciona Martínez.
Comenta que no es nada fácil en esta temporada de frío realizar la actividad, pues los peces se alejan; sin embargo, el amor por este arte y la situación económica lo motivan a seguir trabajando. 
Martínez asegura que la pesca le ayuda a mantener a su familia.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala