Actualizado hace: 1 hora 1 minuto
Lauro Zavala Mendoza
Salvemos a nuestro río Portoviejo

Viernes 10 Agosto 2018 | 07:00

Por más de dos siglos de vida, el río Portoviejo nos ha dotado de agua a un millón de personas, desde la represa de Poza Honda hasta su desembocadura la boca de Crucita, abasteciendo del líquido vital a los cantones de Olmedo, Santa Ana, 24 de Mayo, Jipijapa, Puerto López, Montecristi, Manta, Jaramijó, Portoviejo, Rocafuerte y parte del cantón Sucre, localidades que, sin duda alguna, deberíamos rendirle pleitesía a este gran río que nos da la vida y que nace desde las montañas del profundo cantón de Santa Ana.

El río Portoviejo es abastecido por los afluentes del río Pata de Pájaro, río Mineral y San Francisco, teniendo un recorrido de 132 kilómetros, bañando parte de estos cantones antes mencionados, agua que sirve para riego y consumo humano.
Para solucionar los problemas constantes que tiene el río es necesario crear ordenanzas cantonales y provinciales para la preservación de su cuidado, regeneración del mismo y sanciones a quienes lo contaminen; de esta forma se solucionaría en parte la problemática de nuestro río.
Las instituciones públicas, privadas y colectivos intercomunitarios de la defensa ecológica del río, el observatorio ciudadano del agua en el cantón, tendrán que cumplir sus responsabilidades asumiendo las competencias ambientales; y exigir, dentro de la planificación anual, a las instituciones públicas que ejecuten planes de preservación y mitigación  ambiental de la flora y fauna, cumpliendo objetivos  como dragado y desazolve a cargo del gobierno provincial.
Que cierren líneas clandestinas de alcantarillados sanitarios, cierre de descarga de aguas residuales en Honorato Vásquez, Ayacucho, Santa Ana, Portoviejo, Rocafuerte y Charapotó; reubicación de las lagunas de oxidación de Santa Ana y Portoviejo, declarar zonas protegidas a lo largo y ancho del río para la preservación de vida en toda su manifestación de la flora y fauna.
Los portovejenses exigimos que se nos reabra el laboratorio especializado del MSP que monitorea la calidad del agua; fue cerrado injustamente por decisiones desconocidas de alguna autoridad, perjudicando a una gran mayoría de manabitas. Debemos también concientizar, educar y culturizar a nuestros hermanos agricultores en el cuidado de la cuenca hídrica del río, en el manejo óptimo de agroquímicos, pesticidas y fumigación de los cultivos.
Si tuviéramos un poco de conciencia, la ciudadanía y nuestras autoridades pondríamos todo el esfuerzo posible para mejorar la calidad de vida del río; pero la mayor responsabilidad recae en los alcaldes de los 11 cantones y el prefecto, porque manejan recursos del Estado y son los llamados a solucionar estos problemas de impacto social, adjuntando a la misma el buen vivir que tanto lo predican y lo pregonan en todos sus discursos.
Es la hora que se hagan sentir como autoridades y no se tiren la pelotita de una cancha a otra; los manabitas no somos ni tampoco queremos que nos vean la cara, porque la paciencia de acaba, por eso son los llamados a crear una mancomunidad y un organismo de protección, para solicitar ayuda nacional e internacional de ONG en el mundo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: