Actualizado hace: 9 horas
Tema del Día
Exención fiscal y monumentos, las exigencias chinas

De los $ 2.950 millones que se destina para la reconstrucción, el 8 %, es decir $ 240,2 millones, provienen de China.

Lunes 06 Agosto 2018 | 11:00

El monto que llegó desde el país asiático tiene su origen de dos donaciones y del Banco de Desarrollo de China (CDB), esto ayudaría para obras de reconstrucción de Manabí y Esmeraldas, tras el terremoto del 16 de abril del 2016; en específico reasentamientos de viviendas y los hospitales de Sucre y Chone. 

Sin embargo, este “regalo” tiene sus condicionantes, como la mayoría de los aportes. 
Hospital de Sucre. El contrato entre Ecuador y China para el proyecto del hospital en Bahía de Caráquez tiene entre las exigencias la creación de dos cargos: la empresa administrativa (China) y el administrador del contrato (Ecuador). 
La delegación china se encargará de la parte administrativa, es decir,  administrar y supervisar la ejecución del proyecto, se indica. 
Pero existen riesgos. 
“Si la parte china encuentra perjuicios o posibilidad de perjuicio respecto a la calidad, seguridad y plazo del proyecto, tendrá el derecho de presentar a la parte ecuatoriana recomendaciones. Si no toma medidas efectivas inmediatamente, la parte china tendrá el derecho de suspender, incluso de terminar la ayuda financiera para el proyecto”.
En este memorándum no detallan el monto de este proyecto. Anteriormente se ha dicho que costará 42,3 millones de dólares.
Uno de los puntos curiosos dentro de las exigencias es que en el diseño del proyecto se debe incluir un monumento menor o una placa conmemorativa con letras “ayuda china” en la entrada, la parte frontal y otros lugares visibles. 
También, la fachada del hospital debe intentar demostrar elementos chinos. 
Otro punto es que la parte ecuatoriana ofrecerá la exención fiscal para las actividades de construcción y la entrega de respectivos materiales en Ecuador, sean aranceles aduaneros u otro tipo de impuestos. 
“También debe tratar a las personas chinas de construcción adecuadamente”, cita el contrato.
Chone. Las condicionantes se repiten: la parte china recomendará la empresa a cargo de la construcción del proyecto; la parte ecuatoriana se encargará de estudios de factibilidad y diseño, firma de contrato de construcción, contratar fiscalización y preparar el terreno, dice el contrato. 
Además, de los requerimientos de los monumentos, placas y la exención fiscal. 
Entre las exigencias está que el proyecto total es de 43,7 millones de dólares, a pesar de que se anunció recientemente que costará 50 millones de dólares. 
En el memorándum firmado con los chinos se indicó que del monto especificado -$ 43,7 millones-, 42 millones será para la construcción y equipamiento del hospital, el resto, 1,7 millones de dólares, será por el costo de la Empresa Administrativa China. 
La construcción del hospital de Chone ya fue adjudicada a la empresa China CAMC Co. Ltd. 
Reasentamientos. Otra de las donaciones realizadas desde China es la destinada a tres proyectos de vivienda de interés social en Canoa, Muisne (Esmeraldas) y Pedernales. 
Según el contrato de cooperación no reembolsable, la parte china supervisa y realiza el control financiero del proyecto. 
Estos tres proyectos de vivienda cuestan 58,2 millones de dólares, de los cuales 31,5 millones son para el proyecto en Pedernales con 1.732 viviendas; 21,6 millones para el de Muisne con 988 casas y 3,2 millones en Canoa para 200 soluciones habitacionales.
Las exigencias son parecidas: monumento o placa conmemorativa con letras que digan “ayuda china” y la fachada de las casas debía intentar demostrar elementos chinos. 
La exención fiscal también se replica como condición.
Condiciones. José Herrera, secretario técnico de la Reconstrucción, explicó que dentro de las fuentes de financiamiento de la reconstrucción se encuentran los multilaterales, que incluyen las donaciones chinas. Según indicó, desde el país oriental existen dos montos: la donación China 1 y la donación China 2, pero esta última está en “veremos”. 
“Para la donación dos realmente estamos pidiéndole a la Cancillería si va a existir o no, porque debemos tener un remanente de dinero de contraparte de esa donación, que se da a futuro. Esperamos que nos contesten”, dijo el funcionario.
Explicó que mientras, con el dinero de la donación China 1 se construirán los hospitales de Sucre y Chone. “Ya estamos ejecutando el hospital de Chone, pronto arrancaremos con el hospital de Bahía. Ya tenemos permisos de construcción, con eso se hace el intercambio de notas con China y así dan paso a la firma de contrato que será en las próximas semanas”, citó Herrera.
Sobre las exigencias del país oriental, Fressia Villacreses, presidenta de la Comisión Anticorrupción, capítulo Manabí, manifestó que el petitorio de colocar una placa de agradecimiento es una opción sensata. 
Lo mismo sucede con las exenciones fiscales, siempre y cuando sea solo para el ingreso de materiales al país, que se usarán en las obras que realizarán los chinos en tierra manabita, comentó. Agregó que es necesario que estas obras que construirían con dinero chino se concreten y comiencen a hacerse. 
Otras exigencias. No solo son los chinos los que han donado dinero pos terremoto. También lo han hecho bancos americanos y europeos. 
Entre las condicionantes que pone, por ejemplo, el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que donó 175 millones de dólares, está la solicitud de afectación de cada obra que deseen realizar; no establecer ninguna relación empresarial con alguna persona sancionada o poner fondos a disposición o en beneficio de aquella persona; invitar al Banco, siempre que sea posible, en calidad de observador a las reuniones con autoridades de auditoría y otras entidades que sean relevantes a efectos del seguimiento del préstamo.
Con los 175 millones de dólares ya se tienen aprobados proyectos, como la ampliación de la cobertura de redes de agua potable y alcantarillado en Tarqui y Los Esteros (6,4 millones de dólares); el proyecto “Fénix” de la Empresa Pública de Aguas de Manta (17,4 millones de dólares); la primera fase del palacio municipal de Portoviejo (5,9 millones de dólares) y la primera fase del cementerio de Portoviejo (7 millones de dólares).
En apuros. Según investigaciones de diarios guayaquileños, la empresa que construirá el hospital de Chone, China CAMC Co. Ltd, ha participado en la edificación de 25 obras públicas, con una inversión de $ 810 millones.
Esta compañía ha tenido algunos inconvenientes. La Contraloría encontró irregularidades en subcontratos en la construcción de los hospitales Monte Sinaí y Zofragua (Guayaquil). Según la BBC, en Bolivia, la empresa estuvo inmersa en un presunto tráfico de influencias.
Semanas atrás, la empresa China Railway N.9 Engineering Group Co. Ltd, tuvo problemas con la construcción de unidades provisionales, por ello, el Ministerio de Educación decidió terminar el contrato. Hasta abril, la empresa China Railway Engineering Group se había adjudicado dos procesos con el Estado por $ 206 millones y tenía participación en el Consorcio NHQ, también contratista estatal.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala