Actualizado hace: 1 hora 41 minutos
Quevedo
Juntos por siempre

El amor eterno si existe y dos adultos mayores son una clara muestra de aquello. Han pasado 35 años desde que Mariana conoció a Alcívar.

Viernes 03 Agosto 2018 | 11:00

No es su apellido, así es su nombre. Con el pasar de los años él ha perdido la visión, pero no el amor ni la compañía de Mariana. 

Nunca se casaron por la iglesia, pero como si lo hubieran hecho, cuentan que estarán juntos hasta que la muerte los separe. 
Mariana Icaza y su amado Alcívar Ayoví no se despegan el uno del otro. 
Ambos fueron abandonados por sus familiares. 
Ella ni siquiera conoció a sus padres biológicos. 
Él padeció lo mismo. 
Nunca tuvieron hijos, solo se tiene el uno para el otro. Ella tiene 66 años y él 76. 
Circunstancias. “No tenemos hijos y nuestros familiares nos abandonaron. Hemos pasado por momentos difíciles, pero nunca hemos pensado en separarnos”, dijo la orgullosa Mariana.
Para ella no hay hombre más bueno que ‘Su Negrito’ como le dice. 
“Es un buen hombre. Él me acompañó luego que mi primer esposo me dejó abandonada por irse con otra mujer”, relató. 
La vida de Mariana no ha sido fácil. El dolor y la tragedia la han acompañado casi siempre. 
Sus progenitores la abandonaron cuando tenía seis años de edad, la entregaron a una familia en Quevedo a quienes les sirvió como empleada.  
Contó que los constantes maltratos físicos, verbales y psicológicos, de parte de esas personas, la hicieron huir de esa casa.
Cuando tenía 17 años decidió escaparse con un hombre, pero lo que recibió fue  mala vida y la terminó abandonado. 
“A mi negrito tampoco lo quiso la familia, creo que nos queremos y cuidamos tanto, porque compartimos el mismo dolor y abandono familiar”, aseveró.
Caso. Alcívar Icaza es de pocas palabras. En breves frases mencionó que el amor que siente por Mariana es infinito y que solo espera terminar su vida junto a ella. Hace siete años él perdió totalmente la visión y desde entonces Mariana ha sido su guía.
Ella por su parte sufre de dolores en los huesos, haciendo que sus pasos sean cada vez más lentos. Esta pareja de enamorados fue rescatada por personal de la Dirección Municipal de Desarrollo Social del Municipio de Quevedo. Ambos fueron llevados al centro gerontológico ‘Eterna Juventud’. En este lugar  reciben atención prioritaria, las tres comidas diarias y chequeos médicos. Antes de ser ubicados, habitaban  en una casa ubicada en el sector Isla del Río, de la parroquia San Cristóbal, en estado de indigencia. Nadie los atendía y muchas veces no se alimentaban por la falta de dinero, según indicó Paola Macías, directora de esta entidad municipal.
Ahora reflejan otro semblante  en sus rostros y miran con esperanza los días que anhelan vivirlos como hasta ahora lo han hecho, juntos o hasta que la muerte los separe. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala