Actualizado hace: 2 horas 56 minutos
Portoviejo
La batería del carro explotó en su cara

Cuando toca su rostro los pensamientos se trasladan al día en que sufrió quemaduras en un accidente.

Viernes 03 Agosto 2018 | 11:00

Fue una noche de viernes que pudo ser especial y terminó salpicada por la desgracia cuando la jornada “pintaba” para cosas mayores.

“Pepo” (nombre protegido), se accidentó el día que cumplía 30 años de edad. Ese día, tras pedir permiso en su trabajo, desde muy temprano alistó su vehículo para salir a festejar con sus amistades.
Lavado y aspirado, fue por sus mejores amigos. Dos paradas cerca de la cuadra de su casa y luego cruzó la ciudad, por el sector de la terminal terrestre, para sumar al equipo de la diversión a su novia y otra chica más.
En total, fueron cinco las personas que se integraron para que “Pepo” tuviera un cumpleaños divertido.
Paseo. En primera instancia pasearon por los lugares “movidos” de Portoviejo, como las avenidas Manabí y Universitaria; no sin antes comprar una provisión de cerveza para departir mejor e “inspirarse”.
El cumpleañero cedió el volante a su mejor amigo para encargarse él de la repartición del trago.
Alrededor de las 22h00 salieron con destino a Crucita para pasarla mejor. 
Las canciones del momento eran coreadas por los amigos, tras ser presas de la euforia y felicidad del momento.
Accidente. La historia en la playa no varió. La diversión se incrementó con el encuentro accidental con otros amigos. 
También se sumó la ingesta de más alcohol.
Pero como todo termina, los amigos debieron poner un alto a su festejo para evitar que el licor surtiera efecto en el conductor y pasara alguna desgracia.
Así que los tres varones y las dos chicas se subieron al automóvil del cumpleañero a eso de las 23h30, ya que todos trabajaban al siguiente día.
Sin embargo, la desgracia se hizo presente cuando llegaban al Jardín Botánico. El carro se apagó.
“Pepo” fue a revisarlo y abrió el capot. De pronto hubo un estallido proveniente de la batería y su contenido cayó en parte del rostro del cumpleañero.
El ácido de la batería estaba caliente y el afectado se lavó con cerveza, aún así no pudo evitar las quemaduras, cuyas cicatrices conserva. 
Desde entonces “Pepo” no abre el capot de ningún vehículo sin tomar medidas preventivas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala