Actualizado hace: 21 minutos
Brasil
Tienen un nuevo hogar y comienzo

Una casa con jardín y cerca del mar que baña Río de Janeiro (Brasil), es el nuevo hogar de 36 refugiados venezolanos.

Lunes 30 Julio 2018 | 04:00

 Los ciudadanos fueron transferidos desde el fronterizo estado de Roraima,  gracias a un programa de integración del Gobierno de Brasil. 

“Cualquier lugar es mejor que Venezuela ahora, porque hagas el esfuerzo que hagas allá no da ni para comer, las personas se están muriendo de hambre”, expresó entre lágrimas Luz Mari Díaz, una de las nuevas habitantes de la casa de acogida que, junto con su hija de 6 años, dejaron su país la semana anterior en busca de un futuro mejor.
Los venezolanos que llegaron a su nuevo hogar en Río, 28 mujeres y 8 niños, fueron acomodados en las habitaciones en las que se les distribuyó respetando las relaciones familiares entre ellos, ya que la mayoría son madres solteras con sus hijos, así como alguna mujer transexual.
 
Estadía. Los recién desembarcados en Río vivirán por un tiempo en un inmueble casi en las afueras de la ciudad que pertenece al Colegio Santo Ignacio, pero que es gestionado como albergue por Cáritas, una organización de la Iglesia Católica que tiene acuerdos con la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (Acnur), para recibir refugiados venezolanos.
Esta iniciativa del Ejecutivo brasileño, con apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Brasil, prevé una permanencia de las familias en la casa por un período de tres meses, siendo posible prorrogarla hasta seis meses en los casos de mayor vulnerabilidad. 
 
Proyecto. El proyecto para retirar venezolanos refugiados en Roraima, uno de los estados más pobres de Brasil, comenzó hace algunas semanas y el pasado miércoles envió 24 a Cuiabá, 50 a Brasilia y 21 a Sao Paulo, según un comunicado difundido por Acnur.
Además de un nuevo lugar donde empezar, este programa les ofrece servicios que favorezcan su integración en Brasil, tales como cursos de portugués, orientación de cara a la obtención de documentos, atención psicológica y, sobre todo, ayuda para su inserción en el mercado laboral, lo cual es el gran objetivo de todos.
“Vengo a trabajar y a dar lo mejor del venezolano para que mi hija tenga un futuro, porque allá no se le puede comprar ni un lápiz así trabaje de lunes a lunes”, afirmó con la voz entre cortada Díaz. 
Se calcula que cerca de 400 venezolanos cruzan diariamente la frontera con Brasil huyendo de la crisis y que en el último año y medio han entrado en Brasil un total de 50 mil, de los cuales en torno a la mitad está en Boa Vista, la capital de Roraima, estado que el presidente brasileño, Michel Temer, declaró en “situación de vulnerabilidad”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala