Actualizado hace: 38 minutos
Julio LenÍn Hernández Luna
Solca, institución benemérita

Domingo 29 Julio 2018 | 06:00

Invoco los mejores sentimientos desinteresados, solidarios, y fraternos que poseemos los manabitas y esmeraldeños, para que hagamos causa común urgente y frontal en defensa de la supervivencia exitosa y permanente en el tiempo y espacio de Solca.

Parece que mi modesto aporte investigativo, publicado en el emblemático vocero El Diario no ha tenido cabida en el poder Ejecutivo, ni en el Legislativo ni entre los ciudadanos, ya que, como ha ocurrido con otras Instituciones emblemáticas de servicio comunitario, las han fenecido jurídica, financiera y administrativamente, creando en cambio gravísimos problemas al pueblo, al que los burócratas centralistas de escritorios nos dicen demagógicamente: “el soberano”.
Invito formalmente a los prestigiosos editorialistas e inteligentes colaboradores de El Diario para que investiguen y se pronuncien sobre los afanes negativos y perversos que persiguen quienes propugnan un nefasto proyecto de Ley Orgánica de Salud. Ninguno de nosotros, los familiares, amigos o vecinos, podemos estar libres de ser afectados por esta pandemia mundial llamado cáncer de las que nos protege Solca.
El hombre ha agredido infame y deslealmente a la madre naturaleza, especialmente a sus ríos que debemos proteger por los múltiples servicios que nos brindan. Las próximas guerras van a ser generadas por el agua dulce. Así lo vaticinan dramáticamente los entendidos en la materia.
Y  nosotros, ahora, imperiosamente defender los servicios que tenemos de Solca, que pretenden absorberla en Quito. ¿Hasta cuándo tanto centralismo absorbente  y abominable?
Quiero dejar expresa constancia, en acto de estricta justicia, que el extinto Dr. Tito Nilton Mendoza Guillem fue el pilar fundamental y decisivo, como legislador y funcionario, para lograr y mantener la independencia y solvencia administrativa de Solca para Manabí-Esmeraldas, desligándola de la hegemonía que ejercía antes Solca Guayaquil.
Debemos todos continuar con esta lucha y acciones excelsas que nos legaron estos caros y valiosos coterráneos, que de Dios deben gozar en la eternidad, junto a los eximios doctores Julio y Luis Villacreses Colmont, todos baluartes sempiternos de Solca.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: