Actualizado hace: 58 minutos
Asegurar el mantenimiento de las represas manabitas

"Registran un bajón preocupante de agua, que obliga a un programa de control del uso de la misma”

Domingo 29 Julio 2018 | 07:00

La reducción de la capacidad de embalse de las represas manabitas, especialmente las dos más grandes, como son las de La Esperanza y de Poza Honda, hace saltar las alarmas a quienes están administrando las mismas.

Aún a cinco meses de empezar la época de lluvias, las indicadas presas registran un bajón preocupante de agua, que obliga a un programa de control de su uso. 
El proceso establecido es el trasvase, que inicia en la represa Daule-Peripa hacia la de La Esperanza, para desde aquí enviarla al vaso de Poza Honda a través del túnel que conduce a la cuenca de esa presa. Aquello ya está en actividad.
Sin embargo, hay otro factor a tomar en cuenta, siendo el proceso natural de sedimentación, que, en la actualidad, en Poza Honda está cerca del veinte por ciento, que se reduce de la capacidad inicial de cien millones de metros cúbicos de agua de este embalse.
Algo parecido sucede en La Esperanza, situación que debe servir de resorte para que la Empresa Pública del Agua (EPA), administradora de estas grandes obras, desarrolle una planificación tendiente a liberar a las dos represas del lastre, mediante el desazolve u otro mecanismo que permita recuperar espacio.
Recordemos que se trata de dos obras fundamentales para el suministro de agua para el consumo humano y animal de los pueblos bajo su influencia, así como reguladora del líquido para el riego de las miles de hectáreas listas para la explotación agropecuaria.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: