Actualizado hace: 1 hora 7 minutos
Los “tumbacamas” dan sabor y alegría a los matrimonios

José P. es un portovejense creyente en el poder inverosímil de los mariscos. Muy contento asegura que su vida cambió con este alimento.

Viernes 27 Julio 2018 | 07:00

En un puesto de ceviches, al cual acude unas tres veces por semana, contó que hace dos años, debido al sobrepeso, su ánimo y vigor sexual disminuyeron, pero un amigo taxista le recomendó que consumiera ceviches especiales que tenían varios animales del mar. 

Asegura que siguió el consejo y a las pocas noches notó los resultados. “En realidad me fue mejor, no solo que recuperé energías, sino que hasta bajé de peso”, dijo contento, el hombre, quien aseveró que la más feliz con esta dieta es su esposa, que hace dos meses alumbró a su segundo hijo.
 
Mariscos. La confianza en las comidas afrodisíacas es común en Manabí, provincia donde hay una gran variedad de alimentos a los cuales se les atribuyen propiedades vigorosas.
Así la imaginación culinaria no ha tenido límites a la hora de preparar recetas.  
Gerardo Bonilla elaboró una, a la cual el pueblo la conoce como “Viagra manabita” o “tumbacama”, por el efecto que, dicen, produce. El hombre explicó que lleva camarón, pinchagua, concha de San Lorenzo, además de maní y aguacate.  
Bonilla, a quien en las calles lo identifican solo como “Don Viagra”, dijo que la fama se generó cuando se ubicaba al frente de la Policía Judicial de Portoviejo. Allí muchos agentes lo consumían, sobre todo cuando salían de franco e iban a visitar a sus familias, explicó. Después, cuando regresaban, lo buscaban para pedirle que les repitiera la dosis porque les había hecho muy bien. 
Agregó que por referencias, más personas empezaron a llegar a su local a pedir ese platillo que lleva conchas frescas, las cuales se parten en el momento y se les adiciona limón. 
Bonilla aseguró que una de las claves para que logre el efecto es que todos los productos sean frescos y además que el maní tenga una consistencia similar a una pasta. 
Ahora tiene un  local fijo en la gasolinera, a un costado de la terminal terrestre, mientras que una segunda carreta se moviliza por las calles para llevar el producto hasta los negocios y hogares que le solicitan, a veces con desesperación, mencionó entre risas.
 
La sopa. El chef Mauricio Castillo también ha investigado sobre las propiedades reconstituyentes de los productos manabitas, así creó la sopa “levantamuerto”, que se sirve caliente y está elaborada a base de maní con pescado, camarón, calamar, pulpo de piedra, concha y el churo, todos muy famosos por poseer vitamina E y omega 3. A todos esos animales del mar se los acompaña con aguacate y, según dijo, hay clientes que incluso lo consumen a diario y que siempre regresan a agradecer por la “ayuda”. 
Destacó que este plato gusta a hombres y mujeres, por lo que todos los días su local, denominado El Refugio, recibe a comensales. 
Sofía G. mencionó que los sábados y domingos llega  con su esposo, al cual anima a que lo consuma.
Castillo indicó que los manabitas confían en el poder del maní. 
Richard Sabando, uno de los comensales satisfechos, dijo que estas comidas tienen varios nombres,  algunos les denominan viagra, otros rompecama, tumba colchón o desbarata cerca.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala